ATE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
ATE Cultura presentó la obra publicada por Ediciones de la Comarca el viernes en el Anfiteatro del Hotel Quagliaro de ATE.

El pasado viernes, en Anfiteatro del Hotel Quagliaro de ATE, el Departamento de ATE Cultura presentó el libro ‘Prisioneros de esta Democracia’, de Roberto Perdía, dirigente de la Organizaciones Libres del Pueblo (OLP), abogado y militante revolucionario. Además del autor, que fue recibido por el Secretario General de ATE, Hugo ‘Cachorro’ Godoy, participaron del panel de presentación Mirta Matheos, Directora de ATE Cultura; Carina Peralta, responsable del Espacio de Género ‘Domitila Chungara’ de la OLP-Resistir y Luchar; y Norman Briski, actor, director, docente de actores, militante popular y compañero.

Al comenzar, la compañera Mirta Matheos dijo: “Hoy tenemos el honor de tener aquí al compañero Roberto Perdía presentando su libro ‘Prisioneros de esta Democracia’, de Ediciones de la Comarca. Para nosotros el espacio de la cultura es un espacio de disputa política. Desde aquí nosotros disputamos el modelo de país, la manera en que nos organizamos, cómo nos reconocemos como hombres, mujeres y diversidades, qué país queremos dejare a nuestros hijos e hijas. ATE tiene un enorme respeto por el ejemplo de los compañeros y compañeras que dieron lo mejor de sí a lo largo de sus vidas para que esta Patria fuera mejor. Estamos muy agradecidos de que Roberto haya elegido a nuestra organización para presentar su libro”.

Por su parte, Carina Peralta manifestó: “Quiero agradecerle al ‘Pelado’ –por Roberto Perdía- por este libro que nos sirve para aclarar las ideas a quienes militamos día a día para tratar de cambiar la historia de nuestro pueblo. A veces vemos que en el campo popular estamos perdidos y no tenemos claro hacia dónde vamos, cómo lo hacemos, por qué, y principalmente con quiénes”.

“En el libro hay varios apartados que hablan sobre el rol de las mujeres. Desde el movimiento feminista hemos avanzado en un montón de cuestiones reivindicativas como el ‘Ni una Menos’, o los espacios de visibilidad para las personas de la comunidad Trans. Pero nosotras seguimos cuestionando que quienes llevan adelante las organizaciones, quienes se ocupan de alimentar a los hijos de la comunidad, quienes salen a luchar contra los narcos, quienes se rebelan contra la policía cuando hay algún caso de gatillo fácil, quienes luchan contra la trata cuando roban a las hijas de los barrios, son las mujeres que aun no tienen un rol protagónico en la política. Para la política parece que esas mujeres siguen haciendo las tareas domésticas de la casa, mientras son los varones los que deciden, los que definen el rumbo de las organizaciones políticas y sociales”, agregó Peralta.

“Nuestra lucha no es contra nuestros compañeros, o contra el varón, sino que es contra el patriarcado y contra el capitalismo que todos los días nos matan por el sólo hecho de ser mujeres. Vemos todos los días cómo se llevan a las pibas para las redes de trata, y no son las pibas que viven en Recoleta, sino que son las de los barrios, porque sus familias son humildes y no tienen los recursos para buscarlas. La vida de una pobre siempre vale mucho menos. Nosotras venimos cuestionando eso hacia adentro de nuestra organización, no para culpar a los varones o para decir que son malos, sino para entender que nosotras tenemos el deber de formarnos y de aprender a ocupar esos cargos. No para reproducir lo mismo, sino para ocupar el lugar que nos corresponde por nosotras y para nuestros hijos e hijas”, aseguró la responsable del Espacio de Género ‘Domitila Chungara’.

Por su parte, el actor Norman Briski dijo: “Estoy muy conmovido por lo que significa estar aquí con el compañero Perdía y con ustedes. Porque puede parecer demagogia decir que sin ustedes no hay teatro, sin ustedes nosotros no nos inspiramos. Nosotros somos ustedes. Enrique Santos Discépolo decía: ‘a mí no hay ningún gobierno que me diga lo que tengo que hacer, yo sólo tengo un pueblo que me inspira’. No existe ningún dirigente si no tiene su pueblo. Lo único que hacemos es actuar con ustedes, por ustedes. Somos ustedes, y tienen que hacerse cargo”.

“La democracia… ¿Quién la inventó? Nicanor Parra siempre dijo que la democracia no es suficiente. No podía decir ‘la democracia es dependencia’. Yo no puedo ir a la televisión y decir que la democracia está en contra de los intereses populares. La democracia está inventada para el dominio. En la democracia griega, los que entraban al teatro eran los que se consideraban ciudadanos. Los esclavos no entraban. Y eso pasó también con los romanos. Y Videla, el famoso dictador que tuvimos acá, era admirador de los griegos y los romanos. Porque con eso constituía dominio. Estas democracias no solamente no son suficientes, sino que no están pensando en qué le pasa a la gente”, agregó Briski.

Finalmente, expuso el autor del libro, Roberto Perdía, quien antes de realizar su exposición pidió a los y las presentes que se pusieran de pie para brindar un aplauso por Facundo Morales, de quien dijo: “El compañero Morales está preso en una cárcel de Argentina por haber sido solidario con los hermanos colombianos, por haber defendido el proceso de Evo Morales en Bolivia. Que este aplauso llegue a sus oídos para que le de fuerzas para sostener la justicia de su causa y para mantener su dignidad”.

Perdía reconoció: “Estoy muy agradecido por la presencia de todos y todas ustedes acá, porque como decía Norman recién, este acto sin ustedes no sería posible. Son ustedes los protagonistas. Quiero expresar mi agradecimiento a los compañeros de ATE, primero porque hicieron posible esta publicación y segundo porque nos permitieron hoy presentarla en este sitio. Nos pareció mejor esperar a que esta peste que circula por el mundo nos permitiera vernos la cara frente a frente en vez de hacerlo por una pantalla de Zoom”.

“Hace un tiempo atrás, cuando fui a Bolivia a la asunción de Evo Morales, escuché a un compañero decir lo siguiente: ‘Dos siglos de esta república no nos pueden hacer olvidar que acá, sobre estas tierras, hubo miles de años de vida anterior’. Primero a esa vida anterior la negamos, la olvidamos, y hablamos solamente de los últimos dos siglos. De aquellos miles de años ni nos acordamos. Esto es un dato de la realidad que tiene que ver con otra cosa: Se calcula que cuando llegaron los colonizadores había 70 millones de indígenas en la región y que, al cabo de 150 años, quedaban apenas 3 millones y medio. Es decir que los mataron para hacer posible que las riquezas se trasladaran a través del Atlántico y llegaran a formar sus bases económicas del futuro. Así se fue construyendo esto. Y como eso no alcanzaba, además trajeron esclavos. Los cálculos que hay dicen que llegaron unos 10 millones de esclavos de África, y que otra cantidad igual murió en el camino. Así se hizo esta tierra”, apuntó Perdía.

“El Estado-Nación que se impuso transmite la idea de que lo que se define en ese Estado-Nación con sus autoridades se aplica a todos y que son todos iguales ante la ley. Después nos encontramos con esta barbarie que hoy en día aparece por todos lados. Los pueblos quieren pensar por sí mismo, que quieren decir ‘¡tenemos otra historia, otra cultura, respétennos!’, y en lugar de respetar, ¿qué hacemos? Les mandamos a las tropas federales y a la Gendarmería cuando las policías locales no alcanzan. Esto no pasó hace un siglo, pasó ayer, está pasando en este momento. Tenemos que pensar de qué forma cambiamos esto, y para eso hay un paso, que no es el paso definitivo ni mucho menos, pero que es algo que hay que ir pensando, que es la idea del Estado Plurinacional, la idea de reconocer que por debajo del Estado hay naciones, pueblos y culturas distintas, y tenemos que respetarlas”, agregó el autor del libro ‘Prisioneros de esta Democracia’.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL