ATE

En el marco de su Jornada Nacional de Lucha, los trabajadores del sector realizaron hoy paro, asambleas y una marcha a la Jefatura de Gabinete de la Nación, donde fueron recibidos por el Subsecretario de Gestión y Empleo Público, Daniel Fihman. ATE le exigió el convenio colectivo sectorial y el pase a planta de los compañeros precarizados. Ante las respuestas evasivas del funcionario, los estatales advirtieron que persistirán en la disputa por sus demandas

Trabajadores
de Córdoba, Tucumán, Provincia de Buenos Aires y Capital Federal de las Fuerzas
Armadas esperaban ansiosos las novedades de la reunión entre una delegación de
ATE y el funcionario de la cartera que dirige Aníbal Fernández. Estaban
acompañados de militantes de seccionales bonaerenses y juntas internas
porteñas. También contaban con la presencia del Secretario Adjunto de ATE
Córdoba, Oscar Mengarelli, y el Secretario General de la CTA Capital, Pepe
Peralta.

La
encargada de llevar una síntesis de la reunión a los compañeros fue la
Secretaria de Organización de ATE, Silvia León: “Fihman nos dijo que hay 18 mil
concursos abiertos en el Estado nacional. ¿Ustedes tomaron conocimiento de
alguno? ¿Son acaso los civiles de las Fuerzas Armadas trabajadores de segunda?
El funcionario dijo que el convenio colectivo de trabajo es una política
rectora del gobierno. ¿Cuentan ustedes con convenio colectivo de trabajo?”.

Ante
los evidentes vagos argumentos de la autoridad oficial, León agregó desde el
palco: “Nuestra posición compañeros es seguir peleando para que antes de que se
vaya este gobierno contemos con convenio colectivo de trabajo. Y llevaremos al
Congreso Nacional de ATE que sesionará el 21 de mayo, la propuesta de mandatar
un paro nacional de los trabajadores del Estado nacional organizados en ATE.
Por el pase a planta de los 66 mil trabajadores precarizados y un aumento
salarial del 45%”.

Antes
de ingresar al edificio, el trabajador de la Escuela de Aviación de Córdoba y
Secretario de Organización del Consejo Directivo Provincial, Alejandro Charra,
informó que la movilización constituía sólo una parte de la jornada nacional de
lucha que incluyó, asimismo, paros y asambleas en todas las reparticiones de
las Fuerzas Armadas en el país.

“En
enero de 2006, el Gobierno nacional firmó el decreto 214, a través del que se
comprometía a crear convenios colectivos de trabajo en todos los sectores de
labor en el Estado. Sin embargo, 9 años después, sólo el 10% de las
reparticiones nacionales cuentan con convenio. Dentro del 90% restante, nos
encontramos nosotros. Le decimos entonces al gobierno, que no haga bandera en
los organismos internacionales con que son garante de paritarias y convenios
colectivos. No queremos ser murga de semejante mentira”, agregó Charra.

En
este sentido, y endilgándole intencionalidad partidaria a la política de empleo
del Gobierno nacional, el trabajador de las Fuerzas Armadas en Capital Federal
Alberto Márquez denunció que “los ñoquis de La Cámpora ya tienen su convenio
colectivo de trabajo propio, y nosotros,
trabajadores con diez, quince y 20 años de trayectoria, no estamos ni si quiera
en planta permanente".

“Somos
el sector más discriminado por la patronal”, prosiguió Ana María Mendoza,
trabajadora de Puerto General Belgrano y Secretaria General de la seccional
bonaerense de Punta Alta. “El Estado tiene en las Fuerzas Armadas a trabajadores
civiles por debajo del salario mínimo vital y móvil”, añadió.

ATE
acusa a la gestión nacional de considerar a los civiles de Fuerzas Armadas como
trabajadores de segunda categoría. Así se lo recriminaron al funcionario Fihman
y así lo contra argumentó Oscar de Isasi, Secretario General de la ATE
bonaerense, a los compañeros: “Aprendí que los civiles son orgullosamente
constructores de la defensa de la Patria. En silencio e invisibilizados, enfermeros,
médicos, maestros, auxiliares de Educación, técnicos, mecánicos, administrativos
constituyeron la logística para recuperar en la guerra nuestras Islas Malvinas”.

El
dirigente finalizó diciendo: “Hoy venimos a buscar lo que es nuestro. Carrera
para que progrese el trabajador idóneo, no el que está cerca del poder.
Capacitación, pase a planta permanente y aumento de salario acorde al
reconocimiento que merecen trabajadores con tanta historia en las Fuerzas
Armadas como ustedes”.

Por
último, el Secretario General de ATE Capital Federal, José Luis Matassa,
disparó: “Hace diez años que este gobierno elige negociar con su sindicato
amigo y no con el que representa verdaderamente a los trabajadores. Que hoy no
esté firmado el convenio colectivo de trabajo para los civiles de Fuerzas
Armadas es una inmoralidad de la que hacemos responsable a la presidenta
Cristina Fernández”.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL