ATE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Encuentro virtual organizado por la Secretaría de Formación de ATE Nacional y por la Escuela de Formación Sindical ‘Libertario Ferrari’.

Organizado por la Secretaría de Formación de ATE Nacional y por la Escuela de Formación Sindical ‘Libertario Ferrari’, se llevó a cabo en la tarde de este jueves el conversatorio ‘Juventudes y Política: Procesos de organización y revuelta popular en América Latina’ en un auditorio virtual del que participaron compañeros y compañeras de casi todas las provincias de la Argentina, así como de otros países de la región latinoamericana, como Colombia, Chile y Bolivia.

La jornada, que fue coordinada por el compañero Luis María Alman Bornes y la compañera Ana Romero, del equipo de Formación de ATE Nacional, contó con la presencia y participación de Gustavo Quinteros (Secretario de Formación de ATE Nacional), Cristian Vázquez (Director de la Escuela de Formación Sindical ‘Libertario Ferrari’), Mónica D’Elía (del equipo de Formación de ATE Nacional), Olga Reinoso (Secretaria General de ATE Santa Cruz), Oscar Muntes (Secretario General de ATE Entre Ríos), y Fernando Gatica (Secretario General de ATE San Luis), entre otrxs.

El objetivo del encuentro fue el de invitar a la pregunta y a la participación en un espacio de conversatorio sobre el rol de las juventudes en la organización sindical y en las transformaciones sociales, dadas las revueltas que se han sucedido en Latinoamérica durante los últimos años. Para ello, se convocó a jóvenes militantes de otros países de la región para que cuenten sus experiencias y aporten a forjar una mirada macro para la lucha popular contra las derechas.

La primera oradora fue Cielo Veizaga, de 20 años de edad, militante del Movimiento de Deportistas por el Cambio, y Viceministra de Deportes de Bolivia. “Quiero hacer un gran saludo combativo a todos nuestros hermanos y hermanas de Latinoamérica, a la juventud presente, y a todos nuestros deportistas”, señaló la compañera, que además relató cómo fue el la organización del Movimiento de Deportistas por el Cambio: “Surge en el 2017 como un grupo de amigos que luchaba por la reivindicación marítima. Planteamos en nuestra agenda luchar por la despatriarcalización del deporte, y en la lucha de las mujeres, así como por el sueño de que Bolivia algún día tenga un atleta paraolímpico. También peleamos por el sueño de visibilizar el talento de deportistas indígenas, originarios, campesinos, de profundizar aquella revolución deportiva que había sido encabezada por nuestro Presidente Evo Morales. Yo soy una de esas deportistas que vienen de un hogar muy pobre, de un barrio muy pobre y humilde, y través de los Juegos Plurinacionales pude yo llegar a lo que es una Selección Nacional de Fútbol Femenino en Bolivia”.

La militante boliviana además expresó: “Quiero aprovechar esta ocasión para manifestar nuestra admiración por el compañero Maradona, que siempre ha sido y va a seguir siendo un líder, más allá de haber sido un gran jugador. Siempre será recordado como un líder que ha irradiado mucha lucha, mucha convicción, y mucha consciencia de clase social”.

Por su parte, Jonathan Centeno Muñoz (Vocero de la Minga Indígena de Colombia) comenzó: “Un saludo muy fraterno y combativo a quienes me escuchan, en medio de este estallido social que vivimos en Colombia con un papel muy protagónico de las y los jóvenes en el suroccidente de nuestro país”.

El compañero colombiano luego expuso: “Hago parte del movimiento social, e ingresé como muchas personas en la juventud por el movimiento estudiantil en el Suroccidente colombiano. Poco a poco tuve la fortuna de llegar a una región de Colombia en donde la dinámica y la organización del movimiento social son muy fuertes: El Suroccidente. Especialmente porque hay una tradición de lucha de las comunidades ancestrales, lo que se conoce como el Consejo Regional Indígena del Cauca. También hay una organización muy importante del movimiento campesino y de las comunidades negras. Ese ejercicio se articula y motiva mucho a la dinámica social en Colombia a través de un punto de confluencia de todos y todas, que denominamos la Minga Social, Popular y Comunitaria. Allí toma vida toda esa experiencia rica de ancestralidad de la cultura campesina, toda esa rebeldía de los y las jóvenes estudiantes, y que hoy también se encuentra en las barriadas: Los futboleros y las futboleras. Todo eso ha tomado vida en expresiones organizativas que han sido la antesala de un trabajo muy fuerte del movimiento social de híbridos en muchas organizaciones al estallido social que estamos viviendo en el país”.

La compañera Noemí, de la organización ‘No más presxs por luchar’, de Chile, saludó a lxs presentes de las distintas regiones de América Latina y se solidarizó particularmente con el pueblo colombiano antes de relatar: “Participo de un colectivo que se llama ‘No más presos y presas por luchar. Somos de Concepción, de la Región del Biobío, y nos dedicamos a visibilizar el tema de la prisión política, que es una realidad que creció de golpe producto del estallido social que se vivió en octubre de 2019. Obviamente ya había presas y presos políticos antes de la revuelta, pero la cantidad crece enormemente en las cárceles, y por supuesto que es súper importante estar apoyando a las familias y a los compañeros y las compañeras en la lucha por la libertad. Esto se está tratando de conseguir principalmente a través de una salida política y de la presión en las calles”.

El compañero Francisco Fuentealba, de Chile, manifestó: “Saludos para todos los compañeros y compañeras de esta Patria Grande latinoamericana que se levanta y que golpea fuerte; que hace sucumbir al poder que se creía eterno y a este modelo neoliberal perverso que se nos impone en ciertos momentos críticos de nuestra historia con las dictaduras latinoamericanas. En Chile, así como en Argentina, en Bolivia, en Ecuador, en Perú, en Colombia está ocurriendo que mayoritariamente los y las jóvenes están protagonizando los estallidos sociales. En Chile la gota que rebalsó el vaso fue el alza de la locomoción colectiva, que llevó a que hubiera una evasión masiva. Luego el Gobierno del dictador Sebastián Piñera aplicó la Ley de Seguridad Interior del Estado, que es muy antigua, del Siglo XIX. Es la herramienta que utilizan los políticos liberales ante la emancipación obrera y el levantamiento del pueblo como método de resguardo”.

Fue el turno entonces de Juan José Correa, de Colombia, relató que se encuentra en un proceso de exilio político de su país, por lo que está viviendo en Argentina, y detalló: “Desde acá hemos vivido con mi familia todo el estallido social de Colombia, pero el exilio de mi familia justamente habla de que esto no es algo que está sucediendo sólo en el presente, sino que es el desencadenamiento de años y años de injusticias en Colombia. El nuestro es el país de Latinoamérica con mayor cantidad de exiliados políticos: Casi medio millón. Es muy alarmante hablar de números así en medio de una supuesta democracia”.

El compañero colombiano luego expuso: “Me gustaría retomar con algo que dijo el compañero Francisco: El tema de la sistematicidad de los gobiernos neoliberales para atacar al pueblo. Esto es algo que se puede ver en un hecho muy concreto que está sucediendo en Colombia en este momento y que también sucedió en Chile, que es la mutilación de los ojos. Francisco nos contaba cómo en Chile hay más de 600 compañeras y compañeros que han perdido sus ojos; en Colombia ese número llega a 180 en el transcurso de 40 días que llevamos de manifestaciones. Podemos ver que hay prácticas sistemáticas en Latinoamérica por parte de la derecha facista”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL