ATE

“Lucha y unidad para ganar” es la consigna con la que este viernes 22 de abril a las 16 horas, frente a las puertas del Ministerio de Trabajo (Alem 650), los trabajadores de ambas juntas internas de ATE convocan a un festival solidario para sostener el fondo de lucha de los despedidos.

La actividad
tiene como objetivo visibilizar la lucha que viene protagonizando la Asociación
Trabajadores del Estado ante los mas de 30 mil despidos ocurridos en el Estado,
y a su vez recaudar fondos para sostener la lucha de los más de 400
trabajadores que a fines de marzo fueron cesanteados en ambos ministerios
nacionales.

 

Festival solidario “Lucha
y unidad para ganar”: viernes 22 de abril, a las 16 horas, en las puertas del
Ministerio de Trabajo (Alem 650)

 

Despidos masivos en el Estado

 

En lo que va
del año la gestión Cambiemos ha dejado en la calle a más de de 30 mil
trabajadores estatales del ámbito nacional, provincial y municipal. La
situación para los privados es igualmente alarmante, según la consultora
Tendencias Económicas tan sólo en los dos primeros meses del año los despidos
sumaron 127 mil. Tanto en el Ministerio de Trabajo como en Economía la nueva
gestión desembarcó despidiendo cientos de trabajadores. A principio de año en
Trabajo se dieron de baja a más de 30 trabajadores contratados bajo convenio
con Universidades, y el 31 de marzo se sumaron 250 despidos más de contratados
bajo convenio sectorial. Mientras que en el Ministerio de Economía hubo una
primer tanda de 16 trabajadores/as despedidos, el 31 de marzo la cifra de compañeros
y compañeras cesanteados ascendió a 150 con distintos modelos de contratación.
De inmediato ambas Juntas Internas se pusieron al frente del reclamo por la
reincorporación de los trabajadores cesanteados.

 

Ante las
cesantías masivas que alcanzan al ámbito público y privado, y frente a los
despidos que enfrentan en sus propios organismos, los responsables políticos de
ambas carteras no brindaron ningún tipo de solución. En declaraciones recientes
el ministro de trabajo, Jorge Triaca, desmintió que existiera una ola de
despidos al tiempo que sostuvo que “para nosotros, cada persona que pierde su
trabajo refleja una situación angustiante”. Por su parte el ministro de
Economía, Alfonso Prat Gay, fue más explícito en su postura al solicitarle a
los sindicatos que “vean hasta qué punto puede arriesgar salarios a cambio de
empleos”.

 

Entre los
despedidos figuran trabajadores con más de 20 años de experiencia, estudios
profesionales y evaluaciones de desempeño destacadas, llegando incluso a
intentar despedir a trabajadoras embarazadas o con tutela gremial. A su vez,
han desmantelado programas de alto impacto social, como el Programa Asistir del
Ministerio de Trabajo, que brinda asesoramiento legal gratuito a trabajadores
de bajos recursos y el Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo que tiene por
objeto la inserción laboral de jóvenes que no hayan finalizado sus estudios.
Por su parte, en el Ministerio de Economía los despidos se produjeron en
diversos sectores cómo control de accesos, mantenimiento, ceremonial, prensa,
en la dirección de empresas con coparticipación del estado, la oficina de
coordinación de política económica y en la dirección de política macroeconómica
entre otros. En el caso del programa Progresar, que ayudaba a que más de
900.000 jóvenes retomaran sus estudios, se despidió a la totalidad de sus
trabajadores/as. Cabe destacar que la mayoría de los/las despedidos/as cobran
sueldos que rondan entre los $6.500 y $10.000.

 

La respuesta de los trabajadores

Desde el 31
de marzo, fecha en que llegaron los primeros telegramas, los trabajadores de
forma masiva se declararon en estado de alerta, movilización y asamblea
permanente. A partir de allí protagonizaron medidas de alto impacto en ambos
organismos, tales como retención de tareas, quites de colaboración, ruidazos,
paros nacionales, conferencias de prensa e ingresos masivos a las sedes
centrales garantizando la entrada de los trabajadores despedidos con la
consigna “Todos Adentro”.

 

Con
distintas iniciativas, como el festival que se realizará este viernes, se
impulsa un fondo de lucha solidario que permita contribuir materialmente con
los cientos de trabajadoras y trabajadores que no cobrarán su salario. El
festival está siendo organizado por los propios trabajadores y trabajadoras
despedidos y contará con la participación de diversas bandas y músicos, como el
folclorista Bruno Arias, Persona no grata, Murga Cachenge y sudor, Juan Carlos
Panfleto entre otros artistas que se siguen sumando a la convocatoria.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL