ATE

En el marco de un nuevo plenario, delegados y delegadas de educación y salud analizaron la situación de sus sectores.

En el marco del plenario de delegados y delegadas de ATE
Rosario que realizó el miércoles 25 de octubre, trabajadoras provinciales de
salud y de educación relataron las situaciones que están atravesando en cada
sector. La precarización y la urgente necesidad de aumento salarial están a la
cabeza de los reclamos. Por eso se suman al pedido de reapertura de la
paritaria y convocan a sus compañeros y compañeras a debatir la continuidad del
plan de lucha para que se cumpla esa exigencia.

Natalia Secondino es delegada de la Escuela Técnica 683 de
Barrio Rucci. Hace 12 años que trabaja en esa institución y jamás vio crearse
un cargo, de los por lo menos dos que necesitan. Ahí es donde ella señala la
precarización en la que deben desempeñarse los asistentes escolares de la
provincia. “Hay muchos que son reemplazantes y no se les estaría asegurando el
puesto de trabajo para el año próximo, ya que en el sector no hay creación de
cargos. No hay una política del gobierno para hacer los cargos”, asegura.

En cuanto a lo salarial, no sólo se trata de bajos ingresos,
sino que la lista de problemas se amplía: “Estamos cobrando una asignación por
hijo muy baja en comparación con el resto de las provincias y ni hablar de la
que está pagando la Nación. Mucho menos de la mitad, estamos cobrando como un
cuarto de lo que pagan otros. Y respecto a lo que es el salario, tenemos muchos
items en negro y cuando nos dan los aumentos, los porcentajes son mentirosos.
Esto incide en lo real porque terminamos muy por debajo de la canasta familiar.
Hoy un asistente escolar gana aproximadamente unos 14 mil pesos y la canasta
básica está calculada en 25 mil. No llegamos ni a la línea de pobreza que
estipula el mismo gobierno”, indica.

Como si fuera poco, la mayoría de quienes integran el sector
son mujeres y eso aumenta la precariedad. “Muchas somos sostenes de familia y
tenemos que salir a cubrir todas las necesidades: tener un trabajo alternativo,
que es trabajar muchas horas fuera del hogar para poder cubrir lo básico, las
cosas dignas”, explica.

 “Reclamamos el
blanqueo del sueldo, la reapertura de paritarias y la actualización del salario
familiar”, resume la delegada. Un reclamo del que se hace eco también otra
trabajadora, representante gremial de quienes se desempeñan en el Centro de
Atención Primaria de la Salud (CAPS) José Hernández, de San Lorenzo. Ella es
Mónica Abregó, quien apunta que la discusión salarial debe abrirse para
establecer “un salario mínimo vital y móvil como debería ser, por la
Constitución y por la necesidad de la gente”.

La enfermera relata que el salario es tan magro que ya casi
ni llega: “da lo mismo cobrar cualquier día, si son dos mangos. Vivimos a
crédito y con nuestros sueldos completamente absorbidos, no terminamos de pagar
un crédito y ya estamos tramitando el otro para poder seguir. Nos manejamos
así, todos. Yo no conozco a un compañero que diga que puede ahorrar, porque no
es real”.

Además de la cuestión salarial, la delegada resalta el
problema que tienen por la falta de personal, también en el sector salud. “En
San Lorenzo estamos trabajando en estado de asamblea permanente, en unidad con
la gente del hospital y del otro centro de salud, por la falta de recursos
humanos en enfermería. Por este motivo ya han estado la semana pasada reunidos
en el Nodo y todo quedó en un impasse hasta después de las elecciones. Ahora veremos
cómo retomamos nuevamente, pero el estado de asamblea está y los enfermeros
están organizados y nosotros estamos esperando respuestas”, afirmó.

NOTICIAS RELACIONADAS

Rosario

Circular 3/2024: un dislate jurídico absoluto

La Circular 3/2024 del gobierno de Pullaro emitida por la Secretaría de Recursos Humanos y Función Pública dependiente del Ministerio de Economía de la Provincia pretende “instrumentar inasistencias injustificadas por paro del día 08/05/2024”.

Leer Más >>

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL