ATE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
“Cachorro” Godoy señaló que es urgente que se tomen medidas de fondo para frenar “el aumento indiscriminado de precios” que licua cualquier acuerdo paritario.

A fines de mayo, ATE y UPCN acordaron la paritaria nacional con el Gobierno. Se logró un aumento salarial del 35% en seis cuotas y con una cláusula de revisión por inflación en noviembre. Los tramos del aumento son: 10% en junio, 5% en agosto, 5% en septiembre, 4% en diciembre, 6% en enero y 5% en febrero.

En diálogo con Radio Sur el secretario General de ATE, Hugo «Cachorro» Godoy volvió a señalar el carácter “insuficiente” del aumento, a la vez que explicó que se decidió acompañar ante la inclusión de la cláusula de revisión, así como por la habilitación para la negociación en sectoriales rezagados, como SINEP y Civiles de las FFAA, y estratégicos, como Salud -que hoy logró un importante acuerdo- y Ciencia y Tecnología.

Durante la entrevista, Godoy repasó los principales escollos que enfrentan lxs trabajadores en este contexto, signado por la pandemia y la inflación producto de la especulación, y se refirió a los reclamos y propuestas que impulsan para sortearlos.

Un freno

Le hemos reclamado al Gobierno es que tome medidas más activas para ponerle freno al aumento indiscriminado de precios, porque es vergonzoso ver cómo 200 empresas, en su mayoría trasnacionales, especulan y hacen evaporar cualquier acuerdo al que se llegue”, apuntó Godoy.

El dirigente citó un informe del IPPYP que conduce Claudio Lozano, que muestra cómo “todo lo que el Gobierno está poniendo para palear la situación de los sectores más afectados por la crisis económica-social y por la pandemia, lo están absorbiendo como un aspiradora los grupos económicos”.

Ante esto, ATE propuso una serie de medidas junto a las organizaciones del Manifiesto por la Soberanía, el Trabajo y la Producción. “Hay que compatibilizar una estrategia que haga centro en la prevención frente a la pandemia, que garantice un Salario Universal para los sectores más desposeídos, y al mismo tiempo, una fuerte intervención del Estado en un doble sentido: para ponerle límite al aumento de precios, en particular de los alimentos, y para alentar medidas de carácter productivo que promuevan la soberanía y la generación de empleo”, destacó.

Para ATE, también es clave el no pago e investigación de la deuda contraída con el FMI durante el macrismo.

La disyuntiva del Gobierno

En esa línea, Godoy valoró la vocación de diálogo del actual Gobierno pero criticó a distintas áreas, entre ellas, al Ministerio de Economía, que parecen “más predispuestas a ponerle oído al Fondo, que a estas preocupaciones que tienen los trabajadores». «Porque sigue creciendo la pobreza y el hambre en Argentina, aunque haya expresiones de voluntad de resolver estas urgencias”, indicó.

Cavallo hizo unas declaraciones donde cuestiona a quienes firmamos el manifiesto contra el FMI y por el no pago de la deuda, donde dice que lo que promovemos va a llevar al país al desastre”, comentó Godoy.

Al respecto, analizó que “no sorprende la hipocresía de este señor que fue el principal responsable de la entrega del país en los años de la dictadura militar, en los años del menemismo y en los años de De la Rúa. Pero marca claramente las opciones del Gobierno: o se o avanza en la vía de fortalecer a los sectores populares y el mercado interno, o se somete a los esquemas del FMI y otros organismos multilaterales, más preocupados por defender los intereses de las empresas multinacionales que el de los pueblos pobres como el nuestro. En esta disyuntiva está el Gobierno”, concluyó el dirigente estatal.

Por Prensa ATE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL