ATE

Incesantes precipitaciones, aperturas y roturas de represas, monocultivo y desmonte, confluyen en una crecida histórica del río Uruguay que afecta a varios pueblos de Misiones, donde se declaró la emergencia. Poblados inundados y un fuerte llamado a la solidaridad y la conciencia, signan por estas horas la realidad provincial. ATE habilitó su sede para donaciones.

El Soberbio, Alba Posse, San
Javier, Colonia Aurora y Puerto Azara, son algunos de los poblados lindantes al
río Uruguay que por estas horas viven dramáticas inundaciones que al momento
han provocado la evacuación de casi seis mil personas. Desde ayer, el gobierno
provincial decretó la emergencia en las localidades afectadas.

Parajes y barrios enteros
sucumben bajo el agua desde ayer, a tiempo que prosiguen las lluvias, varias
rutas y puentes permanecen cortados, algunas colonias están aisladas, y se
extienden las cadenas solidarias que buscan acopiar y acercar donaciones a las
familias afectadas. Según el último reporte oficial, la altura del río Uruguay
alcanzó los 22, 60 metros
de altura, caudal agigantado por las lluvias incesantes, y potenciado por la
apertura de una represa hidroelétrica en la ciudad brasileña de Chapecó y la
rotura de otra represa brasileña en la localidad de Arvorado.

ATE Misiones realizó un
relevamiento al respecto, para entender la magnitud de la situación, sus
causas, y de qué manera se puede colaborar con los afectados.

 

Desbordados

Tres mil personas evacuadas y un
centenar de núcleos habitacionales arrasados por el agua, conforman parte del
panorama que se vive en El Soberbio, hasta el momento la localidad misionera
más afectada por las inundaciones. Desde ayer se encuentran habilitados nueve
centros de evacuación, donde están distribuidas las más de 600 familias que
debieron abandonar sus hogares a raíz de la crecida del río Uruguay y algunos
de sus afluentes en la zona.

Entre los afectados, se
encuentran delegados y afiliados de ATE, que reflejaron que “la situación se
está viviendo con mucha incertidumbre y mucho temor por lo que vendrá. Hay
gente que lo perdió todo, incluso la casa, porque se la llevó el río”.

Colonia Aurora es uno de los
pueblos que se encuentra desde ayer totalmente aislado, y dónde ya se tuvo que
evacuar a un total de 30 familias. Además, desde hace más de 24 horas no
cuentan con energía eléctrica en ningún punto de la localidad.

En Alba Posse, según un reporte
oficial ya son 150 las familias evacuadas. “El agua sobrepasó los puentes
ubicados sobre los Arroyos Santa Rita, Shangay, Pindaytí, Saltiño y en las
últimas horas el puente sobre el Arroyo El Torto. Las familias fueron evacuadas
y asistidas en locales de Escuelas, templos Religiosos, Galpón Municipal y viviendas
particulares. Continúa corte de energía eléctrica por precaución” dice el parte
del gobierno provincial.

Otra de las localidades
fuertemente arectadas fue San Javier, donde las personas evacuadas ya son casi
800. En tanto, también se registraron evacuaciones y afectaciones en 25 de
Mayo, Mojón Grande, Itá Caruaré, Puerto Rosario y Puerto Santa María.

Así mismo, aún quedan poblados
donde la inundación provocó afectaciones severas, pese a que no ha llegado
ningún tipo de asistencia oficial. Es el caso de Puerto Azara, donde vive María
Alvez, integrante de la CDP
de ATE Misiones, quien relató que “desde la gran crecida de 1983 que no
teníamos una inundación semejante. Hay casas con agua hasta el techo, familias
que necesitan ayuda y ningún tipo de asistencia hasta el momento"

 

Desmontes, monocultivo y represas

A la hora de pensar en las causas
de tamaña afectación, más allá de los niveles de agua aportados por las
lluvias, es imposible no detener la mirada sobre el modelo productivo imperante
en la región y sus impactos, traducidos en modificaciones negativas en el
ecosistemas naturales que sirven para equilibrar y contener las crecidas. El
reconocido médico y ambientalista Juan Yadhjian, integrante de la Mesa Provincial No
a las Represas, expresó que “el piso esponjoso del monte retiene agua de
lluvia, pero además funciona como vía de recarga de napas-acuíferos-ríos
subterráneos. O sea que gran parte del agua que inunda debería quedar en
nuestro subsuelo y por lo mismo tenemos parte de responsabilidad de inundaciones
más abajo. Las plantaciones de soja (sur de 
Brasil, Paraguay, Argentina) compactan la tierra, por el desmonte
previo, por el uso de maquinarias pesadas y porque la cortedad de raíces del
poroto no permiten la entrada de agua al subsuelo, como sí lo hacen las raíces
de los árboles del monte. Es bueno resaltar que, en condiciones normales y con
la presencia del monte, la
Mata Atlántica
incluida, el 70% del agua dulce circula bajo
tierra, pero con la desaparición de las vías de recarga, gran parte sigue
circulando en superficie, inundando las costas”.

Yadhjian agregó que “la
construcción de represas agrava porque el 
agua acumulada puede destruirla, hay que abrir las compuertas y largar
agua de golpe. Los gobiernos locales responden al Central, que insiste en éste
Modelo Productivo que necesita hidrovías para abaratar los costos del saqueo.
Los otros males del Modelo Productivo lo pueden encontrar en mis escritos”.

Con respecto a represas e
inundación, por estas horas son dos los eventos que tuvieron impacto en la
crecida del río Uruguay en Misiones. Por un lado, la apertura –el jueves-  de las compuertas de la represa Foz de
Chapecó, que se encuentra a unos 80 kilómetros de la frontera con Argentina. El
volumen del embalse alcanzó un punto crítico y las autoridades de la represa
abrieron las compuertas para evitar su rotura. De esta manera, los 1.949 metros cúbicos
habituales que bajaban de la presa se multiplicaron por 13,  llegando a 26.728 m3/seg, y potenciando la
crecida del río Uruguay.

El otro episodio se registró ayer
y tuvo que ver con la rotura de la represa Ponte Serrada, en el sur de Brasil.
Esto provocó inundaciones en la ciudad de Arvoredo, donde hubo decenas de
familias evacuadas. La presa está sobre el río Irani que es uno de los afluentes
del Uruguay.

“De lo que no se habla es del
desastre ecológico que representa la deforestación casi completa de la cuenca y
de las megarrepresas. La cuenca no puede retener el agua, tal como lo hacía
naturalmente cuando existía la selva, y por eso baja rauda, siendo imposible
que las represas la puedan retener" advierte Federico Soria, técnico en
Conservación de la
Naturaleza
e integrante de la Unión de Asambleas
Ciudadanas.

 

Solidaridad

En distintos puntos de la
provincia se están acopiando donaciones (abrigos, calzados, frazadas,
colchones, alimentos no perecederos, etc) para los afectados por las
inundaciones en Misiones. En  ATE
habilitamos nuestra sede de calle Salta 57 (Posadas), para la recepción y acopio
de donaciones destinadas a las familias afectadas. Lo donado será trasladado a
los lugares de afectación para su entrega directa a las familias afectadas. En
este momento, se precisan colchones, abrigos, sábanas, calzados, ropas
(especialmente para niños) en general, alimentos no perecederos, etc.

Las donaciones se pueden entregar
en Salta 57 de 8 a
12 y de 16 a
20.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

IDEP

Informe de Ejecución Presupuestaria en el 1° trimestre de 2024: Un ajuste inédito

En un nuevo trabajo lanzado por el Instituto de Estudio sobre Estado y Participación (IDEP) de ATE, lxs compañerxs del instituto observaron, entre los aspectos más salientes de la ejecución presupuestaria durante el trimestre, una caída real de la recaudación, ajuste del gasto público, gasto de capital, transferencias corrientes a provincias y subsidios a la energía y transporte.

Leer Más >>

PERIÓDICO MENSUAL