ATE

Las organizaciones denuncian desfinanciación del organismo y reclaman reincorporación y continuidad de los contratos que vencen mañana

Cerca de 300 personas, en representación de más de 40
organizaciones de trabajadores y de realizadores audiovisuales, se manifestaron
con una radio abierta en la puerta del Instituto Nacional de Cine y Artes
Audiovisuales, para reclamar la reincorporación de 4 trabajadores precarizados
que fueron despedidos por la nueva gestión, para exigir que se garantice el
autofinanciamiento del organismo y todas las instancias de fomento a la
producción nacional, que se de continuidad a los 300 contratos que vencen mañana,
y que finalice el cierre de salas estatales y el plan de achicamiento de la
cultura nacional y el cine argentino.  

Camilo Moreira Biurra
delegado de la Junta Interna de ATE-INCAA
, hablo como afecta la situación
de los trabajadores a la industria nacional: “dos de los cuatro trabajadores despedidos
son egresados de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica,
de la ENERC, la escuela nacional del INCAA. El INCAA le está dando un mensaje más
que nefasto a los estudiantes de cine, les está diciendo que forma
profesionales, que luego les da empleo precarizado y finalmente los despide. Es
un mensaje nefasto que nosotros repudiamos”. Además, el representante gremial
hablo del compromiso del presidente del organismo Ralph Haiek y del gerente
general Juan Aramburu de dar continuidad a los 300 contratos que vencen mañana:
“no alcanzan con que se renueven, los trabajadores que cumplen tareas
habituales y permanentes, que vienen a laburar todos los días, profesionales
capacitados, que son idóneos para la funciones que realizan, deberían estar
revistiendo en una modalidad que no sea de precarización, queremos el pase a
planta de todos los trabajadores”. Para finalizar, Moreira Biurra habló de la caída
en el fomento a los realizadores locales: “la gestión decidió la parálisis de
la industria, esta parálisis afecta a toda la cadena, porque si este año no se
produce el año que viene vamos a tener menos estrenos y eso afecta al sector de
exhibición también a través de la red de salas del INCAA, que como estamos
viendo hay un claro interés de ir cerrando. Denunciamos que hay una mirada puramente mercantilista por
parte del gobierno macrista sobre la cultura, que todo aquello que no se
traduce en ganancia económica es factible de recorte,
nosotros entendemos
que la cultura debe ser una apuesta de cualquier estado serio”.

La masiva convocatoria se realizó bajo las consignas  NO AL
AJUTE DEL CINE NACIONAL / POR EL FUNCIONAMIENTO DEL INCAA SIN TRABAS ADMINISTRATIVAS
/ REINCORPORACION / NO A LA TERCERIZACION DE LOS CREDITOS / CESE A LA
INTERVENCION / NO AL CIERRE DEL CINE.AR DE CONJSTITUCION

El Consejo Directivo Nacional de la Asociación Trabajadores
del Estado, que continúa apoyando la lucha por los despedidos desde el inicio
del conflicto, se hizo presente en Avenida Lima y Belgrano (CABA), con los
dirigentes Pablo Spataro, Natalia Castesana, y la Secretaria de Organización, Silvia León, que destacó la
importancia de la unidad de las organizaciones: “estamos fortaleciendo el
conflicto que los compañeros del INCAA vienen llevando hace varios meses, en
principio con toda la política de desfinanciamiento del cine nacional y ahora
arremetiendo contra 4 trabajadores que estaban en condiciones de super-precarización.
Venimos a decir basta de hipocresía, que sí son trabajadores y el gobierno debe
incorporarlos y darle continuidad a sus tareas, pero además venimos a respaldar
la continuidad laboral de estos 300 trabajadores que mañana tienen que renovar.
Donde nos organizamos con fuerza podemos
revertir, ellos van probando, donde no hay resistencia avanzan y donde nos paramos
firmes codo a codo, les ponemos un freno”.

Durante la multitudinaria actividad se leyó un comunicado de
la Asamblea Audiovisual: “achicar la caja del INCAA es achicar el cine
argentino. La producción nacional, lejos de regirse por la dinámica de mercado,
debe sostenerse mediante incentivos estatales que le permitan desarrollarse,
este proyecto nos remite a tiempos oscuros de nuestra cinematografía, donde
directores y productores perdían las casas puestas en garantía. Esta dinámica
estaba orientada a beneficiar al sector privado más que a fomentar la producción
cinematográfica como política de estado. El cine no solo constituye nuestra
cultura, nuestra identidad, sino que sostiene miles de fuentes de trabajo, de
personas que se han especializado a lo largo de toda su vida. Todo esto no sería
posible sin la intervención de hecho realizada por el ministerio de cultura en
las instalaciones del instituto. Intervención que vulnera la autarquía del INCAA
establecida por ley. Este avasallamiento al cine argentino, el inminente cierre
de las salas Cine.ar, Arte-Cinema, atenta también contra uno de los puntos débiles
de nuestra cinematografía, la exhibición. Creemos que por el contrario habría
que abrir nuevos espacios y re discutir los términos de distribución del cine
nacional, con una cuota de pantalla acorde a la producción actual”.

Por su parte, Spataro
de ATE Nacional
explico que hay “4 compañeros en situación de precariedad,
este gobierno en vez de incluirlos en el Convenio Colectivo y reconocer los
años que tienen en el organismo y reconocer sus derechos con salarios dignos,
la decisión que tomo fue echarlos. Hay uno de ellos que fue papá hace poco,
estamos mostrándole a las autoridades que no están solos, porque creemos que es
una injusticia”. Por otra parte, el dirigente estatal puso de relieve la política
de ajuste y despidos constante del gobierno nacional: “tuvimos hace 15 días una
reunión con el jefe de gabinete y nos planteó que tienen la decisión tomada y
no están dispuestos a aceptar el planteo que le venimos haciendo, que es que
los compañeros tienen que estar adentro, porque ellos no eligieron ser trabajadores
precarizados, el directorio del organismo dice que son monotributistas, por tal
motivo no son trabajadores de la institución, como si fueran cuentapropistas. Nosotros
decimos que esa condición de precarización no la eligieron ellos sino que la padecieron
durante mucho tiempo, el Estado
empleador sigue con su postura, y nosotros como trabajadores defendemos los
puestos de trabajo y reclamamos que no se desfinancie la producción del cine
nacional”.

La Asamblea Abierta
de la Comunidad Audiovisual
está conformada por alrededor de 30
organizaciones, como Directores Independientes de Cine (DIC), la Asociación
Argentina de Autores de Fotografía Cinematográfica (ADF), Junta Interna ATE-INCAA,
Junta interna ATE-Cultura, la Asociación Argentina de Sonidistas Audiovisuales
(ASA), Asociación Argentina de Editores Audiovisuales (EDA), la Sociedad
Argentina de Editores Audiovisuales (SAE), la Asociación Argentina de
Coloristas Audiovisuales (AAC), Asociación de Productores Independientes de
Medios Audiovisuales (Apima), entre muchas otras. También hay agrupaciones de
documentalistas, como DOCA, Realizadores Integrales de Cine Documental (RDI),
Docudac y la Red Argentina de Documentalistas (RAD) y estudiantes de la Enerc,
la Universidad Nacional de Artes (UNA), el Instituto Cinematográfico de Avellaneda,
de la Fundación Universidad del Cine (FUC) y de la Facultad de Arquitectura,
Diseño y Urbanismo de la UBA (FADU).

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL