ATE

Movilizarán el viernes, cuando la jueza defina el monto de la pena. Un jurado popular condenó a la mujer que sufrió 40 años de violencia por lesiones.

Cristina Santillán es una enfermera municipal de Azul que,
tras padecer violencia de género durante 40 años, estuvo tres años presa y esta
semana un jurado popular la condenó por “lesiones gravísimas”, figura por la que puede recibir de entre 3 y 15 años de prisión. Al terminar su
declaración en el juicio en el que se la acusaba de “homicidio calificado por
el vínculo” dijo: “Al ver todo lo que tuvieron que pasar mis hijos, hubiera
preferido ser una menos”.

Luego de conocerse la decisión del jurado, la fiscalía
requirió 8 años de prisión para Cristina. La defensa, que presentó pruebas del
carácter inconstitucional y contrario a la normativa internacional del pedido
de la parte acusadora, solicitó la absolución o la pena mínima.

El próximo 1º de septiembre la jueza Alejandra Raverta
comunicará su decisión. Ese día, la Asociación de
Mujeres en Lucha de Azul se manifestaran en las puertas de los tribunales para
exigir su libertad y absolución. “Hacemos un llamado al movimiento nacional de
mujeres, que están respondiendo con una lluvia de adhesiones desde todo el país
y las invitamos a que el viernes estén presentes”, expresó Elsa Teló, de ATE
Azul e integrante de AMLA.

Marta Galante, Directora de Género de ATE Nacional, quien
estuvo presente en el juicio junto a otras compañeras del equipo, y de ATE
Provincia de Buenos Aires afirmó: “Decimos que otra vez el Estado desconoce que fue un
hecho de violencia de género”. Por eso, indicó: "acompañamos
el pedido del movimiento de Mujeres de Azul por la libertad y absolución de
Cristina y entendemos que hay que seguir concientizando a mujeres y varones.
Muchas mujeres no denuncian por la vergüenza o la naturalización de la
violencia y porque los victimarios, pese a las denuncias, continúan ejerciendo
la violencia”.

En un comunicado de prensa, AMLA analiza el pedido de la
fiscal de 8 años de prisión para Cristina: “El mensaje de la fiscalía (que
reproduce la lógica del poder judicial) es aleccionador para las mujeres que
logran defenderse de la violencia machista y nos da a entender que debemos
dejar que nos sigan matando. Cristina evitó su propio femicidio”.

El juicio

El 22 de agosto comenzó el juicio por jurados en el que un
equipo coordinado por el Defensor General de Azul, Diego Lucas Fernández, e
integrada también por la Mariana Macciaro y Diego Araujo, exigió que el hecho
se investigue como un acto de legítima defensa en un contexto de violencia de
género. Cristina padeció maltrato psicológico, físico, sexual y económico  toda su vida por parte de Hernández, con
quien la obligaron a casarse a los 16 años. Nunca conoció otra forma de vivir y
así lo ratificaron los testimonios de su familia. María de los ángeles, su hija
menor, dijo: “yo no lo reconocía como violento (al padre), estaba acostumbrada
porque me había criado en ese círculo, en esa relación que no lo iba a romper
nunca y la venía cargando hasta ahora”.

El 16 de septiembre de 2014 Cristina agredió a Hernández con
el mango de un hacha para evitar su femicidio. Producto de las lesiones
ocasionadas, él quedó internado y, a los pocos días, ella fue recluida en la
cárcel acusada de intento de homicidio (recién en 2016 le concedieron la
domiciliaria). Ocho meses más tarde el hombre falleció en un geriátrico y la
fiscal de la causa, Laura Margaretic, cambió la acusación a homicidio calificado
por el vínculo. Durante el juicio, se comprobó que el hombre había muerto por
un cuadro séptico producto de la falta de cuidados por parte de la institución
(que no contaba con la habilitación pertinente). Ninguno de los médicos que
testificaron atribuyó el deceso a las lesiones que le había asestado Cristina.
“Esto lo entendió el jurado y por eso no la condenaron por homicidio”, relató
Elsa Teló. Sin embargo, agregó: “Nosotras como organización creemos que
ahuyentamos el fantasma de la condena perpetua pero no se pudo instalar en el
jurado que fue un caso de violencia de género. No queremos que Cristina siga
presa y por eso nos seguimos movilizando”.

En declaraciones a medios de Azul la hija de Cristina, María
de los Ángeles, pidió seguir luchando para que “no haya nunca más “una menos””.
“Todos tenemos que luchar para cambiar el futuro de quienes hoy están
padeciendo esto y para que nadie más lo padezca. Se me rompe el alma cuando veo
en la televisión las chicas jóvenes como yo que mueren y hoy se me parte el
corazón por mi mamá, porque a mi mamá la condenaron y ella fue víctima 40
años”.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL