ATE

La decisión la tomó la Sala II de la Cámara Federal de Casación que integran los jueces Mahiques, Yacobucci y Ledesma.

ATE rechaza y repudia enérgicamente y con preocupación las resoluciones de la Sala II de la Cámara Federal de Casación de los jueces Mahiques, Yacobucci y Ledesma que en forma unánime otorgaron prisión domiciliaria a Etchecolatz, Firpo y Ocampo, todos condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar.

La resolución tomada que beneficia a Etchecolatz, se da por la causa en la que está procesado por el asesinato de Horacio Alejandro Benavides, un militante de 22 años asesinado en septiembre de 1976, a metros de Plaza Moreno de la Ciudad de La Plata, por un grupo de represores de la Dirección General de Investigaciones. También se vieron beneficiados el militar retirado Mario Ocampo, y el exjefe de Contrainteligencia del Batallón 601 durante la dictadura cívico militar, Luis Ángel Firpo, a quien en noviembre de 2020 le revocaron la prisión domiciliaria tras corroborar que la había violado.

Si bien la prisión domiciliaria no se hará efectiva para Etchecolatz, por pesar sobre él varias condenas y ser rechazada en otras causas, preocupa el aumento de prisiones domiciliarias y libertades condicionales resueltas por la Justicia Federal en casos de personas procesadas y/o condenadas por crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura cívico-militar. Según el comunicado de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, en los últimos años “según datos del Ministerio Público Fiscal, se profundizó el otorgamiento de estos beneficios y apenas un tercio de las más de 2200 personas investigadas o condenadas por crímenes de lesa humanidad se encuentra detenida. En su gran mayoría, la forma de detención es la prisión domiciliaria (565) y tan sólo 185 cumplen la pena o la prisión preventiva en un establecimiento penitenciario”.

En función de ello y a partir del inclaudicable compromiso con la Memoria, Verdad y Justicia, ATE rechazará una y otra vez el otorgamiento de prisión domiciliaria a toda persona procesada y/o condenada por crímenes de lesa humanidad.

El único lugar para un genocida es la cárcel!

Ni olvido, Ni perdón

30.000 Compañeros y compañeras detenidas-desaparecidas

Presentes! Ahora y Siempre!

Firmantes:

Hugo «Cachorro» Godoy, Secretario General de ATE

María José Cano, Directora Departamento Derechos de los Pueblos, ATE Nacional

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL