ATE

Categorías
Noticias

ATE en la Feria del Libro: presentación de “Mujeres Estatales”

El libro rescata las historias de compañeras sindicalistas y su compromiso militante. Un recorrido de la organización y construcción política, desde la mirada de las trabajadoras estatales.

Se llevó a cabo, en el stand de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), en la Feria Internacional de Libro, la presentación del libro “Mujeres Estatales”, compilado por el historiador, Daniel Parcero.

Estuvieron presentes, Noelia Guzman, actual  presidenta del Centro Nacional de Jubilados y Pensionados (CNJyP)  de ATE, Olivia Ruíz integrante del CNJyPMarta Curone primera secretaria General de la Federación de Estudiantes Secundarios (UES) y afiliada a ATE y Eva Sarka, primera secretaria del Departamento de la Mujer de  ATE.

El libro, es parte de la colección “Historias Recuperadas de ATE”, una iniciativa que cuenta con más de una decena de libros. El material, rescata las historias de compañeras en su compromiso militante y en la construcción política. Historias, que junto a muchas otras, conformaron la identidad del sindicato y que hasta el momento no habían sido tenidas en cuenta.

“Se trata de rescatar de la memoria, acortada por los intereses dominantes, esas cosas que no figuran. Para mí es un orgullo ser un hombre militante, integrante desde hace 37 años en los sectores que se relacionan a la prensa de ATE, que ha indagado y ha podido dar con las mujeres que han sido negadas por la historia oficial y que estaban ocultas”, señaló Parcero durante la presentación.

El prólogo de Mujeres Estatales, estuvo a cargo de Mercedes Cabezas,  Secretaria de Organización de ATE, quien además realizó la apertura de la presentación: “Cuando con Daniel hablábamos de editar este material, lo primero que pensamos es que era una deuda contar la historia de compañeras mujeres que habían sido parte de la historia, al calor de tiempos que no eran como hoy los conocemos. No había intersindical de mujeres que rápidamente albergara las tradiciones del movimiento feminista para construir nuevos derechos”.

Cabezas agregó: “Hubo mujeres que se pusieron la tarea de abrir ese cause para que nosotras podamos construir nuestros derechos y reivinidicaciones y  que se pudieran materializar. Este libro es un inicio de ese camino, porque hay un montón de compañeras mujeres y diversas que también tienen que formar parte de la historia”.

El material, busca romper con la invisibilización del compromiso y el rol fundamental de las trabajadoras estatales en la construcción del sindicato y de la política en general del país.

Noelia Guzman, agradeció al sindicato e indicó: “Mucho tiene que ver el renacimiento de la lucha para que hoy, sin dejar de reconocer a los compañeros que conducen el gremio esté este libro. A mí me marcó mi infancia, comencé a trabajar en la municipalidad y organizarme con mis compañeros, comenzamos con una olla popular dos meses antes del Golpe del 76. No nos salvamos, nuestros compañeros fueron presos y yo fui despedida. Después, comencé a trabajar en el Tribunal de Cuentas, había prometido que no iba a militar más pero me pidieron que lo haga y así fue, ganamos las elecciones”.

Por su parte, Eva Sarka manifestó: “Este es el lugar en el que podemos construir futuro. Empecé trabajando en el INDEC para que haya un jardín de infantes para que no pierdan el tiempo de lactancia y ahí fui invitada para que constituya el Departamento de la Mujer de ATE Capital Federal, no era un cargo electivo sino honorífico, nos dio la posibilidad de generar un colectivo”.

Marta Curone indicó que le pareció extraordinaria la iniciativa del libro cuando se la propusieron: “Pensé que podía dar lugar a que otras organizaciones sindicales respetaran a las compañeras y condensaran en libros sus diversas participaciones. Por eso acepté la propuesta y aporté mi historia. En realidad, mi historia comienza mucho antes cuando a los nueve años, acompañaba a mi mamá al grito de `queremos votar´ ”.

Olivia Ruíz, relató la historia de su madre quien trabajó en el Hospital Moyano desde donde se relacionó con la aeronáutica y empezó a practicar paracaidismo: “En 1950, mi madre batió un récord mundial  de salto en altura, hizo 40 en un día. Además, el 17 de agosto del mismo año, la convocan y pasa a ser junto con el padre de la aviación argentina, pasa a ser escolta de la columna de la aeronáutica y era la única mujer. Después se mudó a Gonnet desde donde resistió a la Dictadura y ayudó a los conscriptos de Malvinas”. 

Al finalizar la presentación, trabajadoras de la seccional ATE Victoria (Entre Ríos) entregaron un reconocimiento a las compañeras que participaron del libro.