ATE

Cerca de treinta efectivos policiales y varios móviles de la fuerza, se encuentran apostados desde esta mañana en el edificio de la Municipalidad de Aristóbulo del Valle, donde los trabajadores municipales organizados en la ATE vienen llevando a cabo una protesta que ya lleva siete días.

En todo este
lapso, la medida de fuerza comprendió además de la huelga, actividades como la
asamblea permanente, olla popular y la divulgación de la problemática a la
sociedad (a través de volantes y del diálogo con los vecinos). Pese a lo
pacífico y legítimo del reclamo, el intendente Hut ordenó militarizar el
edificio municipal, en clara intención de intimidar, presionar y amedrentar a
quienes día a día con su labor sostienen al municipio: los trabajadores.

“Es triste
realmente ver que un intendente ordene a la policía que nos ordene, que nos
siga, que nos presione como si fuéramos delincuentes. Acá solo hay trabajadores
y trabajadoras que reclamamos salarios dignos y condiciones laborales de
estabilidad. Y la respuesta, en vez de dar soluciones, es enviarnos a la
policía. Lamentable” manifestaron desde la asamblea.

La protesta
de los municipales, comenzó el pasado 10 de junio, luego de una audiencia con
el intendente, en la cual el mismo no brindó soluciones a las demandas ante los
postergados salarios de los trabajadores y otros tópicos planteados.

“Acá se
vienen difundiendo en algunos medios, versiones que son inexactas, que intentan
ligar la protesta a algún sector político, pero todo eso lo único que hace es
desviar el eje de la atención. Acá no hay ningún tipo de injerencia política
partidaria. Somos trabajadores con sueldos insuficientes, apremiados por la
inflación, unidos en un sindicato como ATE, que exigimos salarios dignos y
sabemos que la comuna puede y debe hacer frente a esta demanda” señalaron desde
la asamblea. 

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL