ATE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Director de la Escuela de Formación Sindical Libertario Ferrari

El 2021, en el marco de la pandemia de COVID-19, conmemoramos el cincuentenario de la creación de la Escuela Sindical Libertario Ferrari, el “primer espacio institucional destinado a la formación y capacitación de cuadros” de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

ATE, a lo largo de su historia, siempre ha puesto especial énfasis en la formación política, sindical y social de sus miembros y la fundación de la Escuela es otro ejemplo de esa rica tradición de crear sus propios espacios de formación y autoformación.

El mismo sentido tuvo la aparición del periódico El Trabajador del Estado, a pocos meses de su fundación, pregonando su lectura de mano en mano (“Lealo y páselo a otro compañero) y la inauguración de una biblioteca concretada a fuerza de festivales y donaciones.

Sin olvidar la costumbre de nuestros pioneros, anarquistas y sindicalistas revolucionarios, de adoptar la asamblea como el órgano soberano de decisión (discusión, debate y consenso colectivo), participación democrática y, por sobre todo, aprendizaje y autoformación. 

Con la creación de la Libertario Ferrari, el 17 de octubre de 1971, ATE puso en marcha la primera experiencia institucional de formación que permitió sistematizar la capacitación política sindical  desde la perspectiva de la clase trabajadora, de manera integral, estableciendo vínculos con otras entidades educativas e incorporando la perspectiva de género de forma transversal. 

Por eso nos gusta pensar a todos y todas los que formamos parte de este proceso, que andamos a hombros de gigantes. Entendiendo por tal al gigante colectivo que es la clase trabajadora y a los gigantes con nombres y apellidos, que nos guían desde siempre en el proceso de formación y autoformación.

Desde esta perspectiva, entendemos a la formación como una praxis en clave de formación/acción/lucha, es decir, para nosotrxs no puede ser entendida alejada de las prácticas concretas de hombres y mujeres que buscan construir un presente y futuro digno de ser vivido y disfrutado.

En ese sendero anda la ATE, desde hace casi un siglo, y su querida escuela, desde hace cincuenta años: vislumbrando el camino a recorrer…a hombros de gigantes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

NOTICIAS RELACIONADAS