ATE

Con la presencia de 120 dirigentes de todo el país se iniciaron en la mañana de este miércoles, las jornadas de formación y debate sobre el estado nacional. En la apertura el Secretario general del CDN, Hugo Godoy, señaló que “se abren nuevos desafíos que nos obligan a debatir cómo se organiza la sociedad” y dentro de ella “cómo se organiza el Estado para que pueda ser puesto al servicio de las mayorías”.

En una primera reseña sobre
los cambios que sufrió el Estado, y por ende nuestra propia organización, en
los últimos 25 años, Godoy señaló que a partir a la matriz neoliberal  que se impone en el gobierno de Menem “ya sea
por despidos, renuncias forzadas, retiros o traslados se reduce drásticamente el
número de trabajadores estatales”. Esta misma transformación también produce un
cambio en la ATE, dando lugar a la modificación del estatuto y en el año ’91 “atrae
masivamente a nuevos afiliados llegados de los estados provinciales y municipios”.

Ese sindicato con
mayoría de trabajadores del Estado Nacional cambia de fisonomía con la nueva
mayoría que imponen los afiliados estatales provinciales y municipales: ATE crea
24 CDP y seccionales para imponer su presencia en más de 800 municipios de todo
el país.  

 

Recuperar
la territorialidad en el Estado Nacional

La nueva etapa que se
abre tiene
como eje central la organización y crecimiento del Estado Nacional. Así como aquel
viejo estatuto organizaba al sindicato en ramas y creaba autonomías entre los
sectores del estado nacional, pensado si se quiere, explica e Godoy “para darle
capacidad de acción ante aquella democracia todavía débil de los ’80 y a veces
amenazada, por el regreso de los militares”, tuvo su primera era corrección  después que se recuperara la centralidad del
CDN.

En este marco de organización y crecimiento la conducción
nacional entiende que debe asumir la representación de los trabajadores del
estado nacional. Hoy el 60% de esos trabajadores nacionales están dentro del
radio de la Capital Federal y Provincia de Buenos Aires;  otro 20% entre Santa Fe y Córdoba y el último 20%
en el resto del país.

En la post crisis del 2001 había unos 200.000
trabajadores estatales nacionales, próximo a la salida de la etapa kirchnerista
rondan los 400.000. Sin embargo aquí debe tenerse en cuenta que el grueso de trabajadores
nacionales que se suman un altísimo porcentaje se lo llevan las fuerzas de
seguridad. “Sólo un porcentaje minoritario fueron para cubrir sectores de
producción y casi el total lo hace como personal precarizado”, a
ñadió
Godoy, antes de agregar que hay 70.000 que tiene contratos y se cree que otro
número cercano a 25.000, como lo ha llamado “el estado oculto” son cargos para becarios,
convenios con organizaciones, etc.

A propósito de esta
situación Godoy comentó que en su reciente paso por Mendoza tomó contacto con
trabajadores del Ministerio De Desarrollo Social que desde hace tiempo llevan
adelante medidas de fuerza y llevan e 3 meses sin cobrar y no saben que pasara
con ellos con el cambio de gobierno. “Este cambio de gobierno también es otro
dato interesante: por primera vez desde la década del ‘40 asumirá en la Nación
un presidente nacido de las entrañas del poder económico concentrado”, afirmó
Godoy.  

A estas vicisitudes
también debe agregarse las distintas problemáticas que la ATE tuvo que
atravesar en las negociaciones colectivas de los trabajadores del estado
Nacional: “Germán Abdala fue el creador de la ley de CCT, pero los gobiernos negociaron
con UPCN. Kirchner en el 2004 convalidó nuestro derecho a formar parte de la
negociación, pero en la práctica continuó acordando con aquella organización
sindical”.

Luego de la apertura del
Secretario general, enseguida tuvo lugar la exposición del director del IDEP, Horacio
Fernández, quién hizo foco en la organización política del Estado a través de los
distintos períodos de la historia.  

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL