ATE

Se denunció el vaciamiento de la industria en pos de favorecer los negociados del gobierno y las empresas privadas.

Esta semana se realizó en la sede de ATE Nacional, el
plenario nacional de trabajadores y trabajadoras de Fabricaciones Militares.
Estuvieron presentes dirigentes de Azul, Villa María-Jáchal, Beltrán, Río
Tercero y de la sede central.  Por el CDN
participó Silvia León, Secretaria de Organización quien se refirió al "vaciamiento" de las Fábricas que lleva adelante el Gobierno Nacional para favorecer sus negociados y los de los grupos privados.

Entre las problemáticas que denunciaron están: la falta
elementos y de mantenimiento para garantizar la seguridad, la falta de insumos
y materias primas, la falta de una política de venta de la producción, la
pérdida de líneas de producción, y la no incorporación de trabajadores y
trabajadoras tras las jubilaciones.

Esas condiciones limitan la producción y producen el vaciamiento de las fábricas mientras que se favorecen los negociados privados. La compra de vagones a China mientras que una planta de alta tecnología, robotizada, para la producción de vagones ferroviarios está en estado de abandono en Villa María por decisión del Gobierno, es muestra de esa política.

“Son 18 meses de decadencia”, describió Fernando Mercado, Secretario General de ATE Villa María y profundizó respecto a la situación de la industria de material bélico y logístico del país descripta por León.

 “En Azul y en Villa
María, donde se trabaja con nitroglicerina y pólvora de alta velocidad, que
prende fuego muy rápidamente, tenemos 25 fallecidos en la historia de las
fábricas,  el último en 2013”,
ejemplificó Mercado al subrayar que “en esas condiciones no se puede trabajar”.

Otro de los puntos abordados fueron los despidos.  En sede central, en Capital Federal, mientras
que 140 trabajadores y trabajadoras, con salarios de alrededor de 25 mil pesos,
fueron despedidos, se contrató –sin concurso previo- a 50 trabajadores grupo A,
con sueldos de más de 50 mil pesos. En los últimos días, otros tres
trabajadores fueron cesanteados. En Villa María, en tanto, se despidió a dos
trabajadores tercerizados, con 20 años de antigüedad. También hay un despedido
en la Fábrica de Azul.

Una de las determinaciones que tomó el plenario para poner
un freno a la política de despidos es que, ante cada despido, se presente una
comisión conformada por delegados de cada fábrica. A su vez, que se tomen medidas
de fuerza, de paro y asamblea, en cada establecimiento.

Otra de las medidas definidas es confeccionar un informe
sobre la situación en las Fábricas Militares del país y realizar una campaña de
comunicación.

“Achicamiento”

“Entre los jefes de sede central ya se habla que, después de
las elecciones va a haber un achicamiento de la planta de entre 500 y 600
trabajadores. No solo con despidos sino también con jubilaciones anticipadas”,
aseguró Mercante. “Si no les dan los números entonces va a avanzar sobre los
contratados”, agregó al denunciar el ajuste que encara el Gobierno macrista.

En este marco, planteó Mercado, “¿de qué optimización de la
planta podemos hablar después de la paritaria que firmó UPCS y el gobierno de
una pauta salarial del 20%?; ¿de qué productividad si la mitad de los meses los
trabajadores están parados porque acá no llegan las materias primas?”, sintetizó.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

San Luis

Asambleas y recorridas de ATE por el sector Salud

También exige en forma urgente el pago de la paritaria homologada (CCT 125/75); la devolución de las plantas permanentes quitadas arbitrariamente; más insumos y medicamentos; más ingreso de personal; mejoras de infraestructura; y ambientes laborales libres de violencia.

Leer Más >>

PERIÓDICO MENSUAL