ATE

“La Argentina ha avanzado en garantías universales de derechos y no podemos retroceder”, afirmó Clarisa Gambera, titular de Género y Diversidad.

En un acto con unos mil pastores evangélicos, el jefe de gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta, y Cynthia Hotton, militante antiderechos y flamante presidenta del Consejo Social, anunciaron la firma de un acuerdo con el ministerio de Salud porteño para que en todos los hospitales públicos del distrito se difunda cartelería de un “0800 VIDA”.

El teléfono es atendido por la “Red Nacional de Contención al Embarazo Vulnerable”, integrada por 400 instituciones de todo el país “comprometidas con la defensa de las dos vidas”, tal como ellas mismas se definen en 0800vida.com.ar.

Esa Red es gestionada por la ONG “Fundación Vida en Familia”, una organización civil que cuenta con el apoyo de entidades religiosas como la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (Aciera), el sector más reaccionario dentro del universo evangélico argentino. Entre otras acciones, ACIERA replicó la campaña latinoamericana anti ESI  “Con mis hijos no te metas”, o charlas contra la “ideología de género” con personajes como Agustín Laje.

“No somos ingenuas, sabemos que es una estrategia que busca debilitar la ampliación de derechos que desde la Campaña por el Derechos al Aborto Legal, Seguro y Gratuito hemos conquistado”, afirmó Clarisa Gambera, titular del Departamento de Género y Diversidad de ATE Nacional.

“Esta iniciativa – denunció- se inscribe en un contexto donde se rearticula la derecha y pretende hacernos retroceder en educación, en salud, en áreas donde fuimos construyendo los derechos necesarios para garantizar una vida plena a todas las personas, en contextos de libertad”.

Desde ATE además adhirieron a la iniciativa de la Campaña, junto  a la Red de Docentes por el derecho al Aborto y la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, para exigir que el gobierno de la Ciudad saque de circulación de forma inmediata el 0800 antiderechos.  “Reafirmamos que los derechos y la salud se garantizan desde el Estado”, indica el comunicado de repudio. También llama a difundir la línea nacional de salud sexual y reproductiva 0800 222 3444, “ya que es la línea creada desde el Programa y la Dirección que funciona del Ministerio de Salud de la Nación”.

“Sabemos que quienes instalan discursos de odio, que quieren que se vuelva a discutir si la intervención voluntaria del embarazo es un derecho, son los mismos que intentan impugnar la educación sexual integral -que permitió detectar de manera precoz el abuso en las infancias-, y que son parte del mismo espacio político, que cada vez aparecen más articulados, mostrándose como un solo frente”, expresó Gambera.

Ante esto, “el Estado no debe delegar en las iglesias políticas públicas”, subrayó. “La Argentina ha avanzado en garantías universales de derechos y no podemos retroceder”, manifestó.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL