ATE

El gremio sostiene que sin ese resguardo, los acuerdos deberían ser bi o trimestrales con revisión.

La ATE Río Negro exigió al gobierno provincial que se revise el último acuerdo salarial vigente a partir de la abultada inflación del primer semestre del año y aseguró que no se podrán concretar nuevos entendimientos de seis meses sin que incluyan una cláusula gatillo.

“Todos los análisis dan cuenta de la imposibilidad de arribar a un acuerdo semestral sin que se fije una actualización automática. El propio Gobierno está aceptando que la inflación no va a bajar en lo que resta del año. Las remarcaciones de precios son constantes, sobre todo en rubros que componen la canasta básica, y en algunas regiones de la provincia los costos de vida son considerablemente más altos”, señaló el Secretario General del CDP, Rodrigo Vicente.

Precisamente, en el acuerdo vigente se había fijado un aumento del 32% para el primer semestre del 2022. Sin embargo, la inflación en los primeros cinco meses del año es del 29,3% y todo indica que con los incrementos de junio el porcentaje va a quedar desfasado.

En este sentido, Vicente aseguró que “los precios se van a volver a disparar en julio y las consultoras más razonables proyectan un incremento de precios por encima de los 7 puntos para ese periodo».

Por eso, el gremio estatal evalúa que en este escenario de incertidumbre económica, con remarcaciones de precios diarios y una inflación que no cesa, no se pueden cerrar acuerdos semestrales sin cláusulas gatillo, la cual se ejecutaría automáticamente en caso de una nueva escalada de precios. Sin esta condición, los periodos a pactar deberían ser bi o trimestrales con revisión.

“En este escenario va a ser muy difícil lograr un entendimiento. El Gobierno provincial sigue sin comprender que tiene la obligación de garantizar que los salarios de los estatales no se vean afectados en este proceso”, apuntó Vicente.

Prensa ATE Río Negro

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL