ATE

Trabajadores municipales de Huillapima, Andalgalá y de otras comunas del interior catamarqueño salieron a las calles a reclamar un aumento salarial de 3.500 pesos y el cobro del mismo bono de 1.000 que pagó el gobierno provincial.

La ATE viene llevando a cabo sostenidos reclamos para
recomponer el salario de los trabajadores de municipios del interior provincial,
hoy más castigados por una inflación anual que acabará casi duplicando el
aumento general del año. A ello se suman las políticas dispares en materia salarial
que aplican las comunas. Este año hubo algunas que han otorgado un aumento de
apenas
400 pesos mientras
otras
dieron subas generales de 1.500 pesos.

La ATE ha denunciado que
existe
una profunda depreciación del salario de los
trabajadores  municipales, donde rara vez
el ingreso supera los 4.000 pesos al mes.
De hecho en Andalgalá,
el gremio ha denunciado que sus trabajadores municipales tienen uno de los
sueldos más bajos de la provincia.

No hace mucho tiempo  un
estudio reveló que son virtualmente nulos los productos de los llamados precios
cuidados que llegan al interior catamarqueño, con lo que ya es una quimera que
los ingresos de una familia tipo lleguen a fin de mes. Estimaciones de la
Universidad Católica Argentina (UCA) señalan que 6 de cada 10 familias del
interior ya no cubren las necesidades  de
la canasta básica.

La buena noticia de este día es la decisión oficial de la
comuna de Antofagasta de la Sierra de sumarse al pago de la bonificación de
1.000 para su personal municipal, tal como lo cobrarán los agentes de la
administración provincial.                

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL