ATE

Integrantes y representantes del movimiento transfeminista, organizaciones sociales, de Derechos Humanos, sindicatos y partidos políticos, comenzaron a organizarse para salir a las calles este 8 de Marzo y frenar las políticas de ajuste del Gobierno de Javier Milei. Todas las voces de una reunión que fue multitudinaria.

El proceso asambleario para organizar la movilización del próximo 8 de Marzo que comenzó ayer en el patio del anfiteatro de ATE fue masivo, no había ni un solo rincón libre. Una vez más el movimiento transfeminista articula, teje redes de solidaridad y debate estrategias para hacerle frente a la ultraderecha que gobierna y que eligió al movimiento como uno de sus principales enemigos.

Antes de dar inicio a la lista de oradorxs se escucharon las palabras de la compañera del docente Marcelo Morandini, quien junto al trabajador independiente Humberto Villegas se encuentran privados de su libertad en Jujuy hace un mes y medio, por publicar un tuit contra Gerardo Morales. La compañera explicó que ambos fueron detenidos en procedimientos irregulares realizados por policías de civil, en vehículos sin patente y están sufriendo tratos inhumanos.

Luci Cavallero, referente de Ni Una Menos, dio inicio a la lista de oradorxs diciendo: “Tenemos que juntar fuerza como movimiento feminista que no casualmente es señalado como uno de los enemigos de este proyecto que le dicen anarco capitalismo pero que es un neoliberalismo conservador y que nos pone como enemigas y enemigues porque fuimos capaces de señalar estructuras de desigualdad muy importantes”. En la misma sintonía habló Jenny Durán, integrante de Católicas por el Derecho a Decidir y de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito: “Es necesario reconstruir la calle con agenda feminista propia y se están sucediendo asambleas en distintos puntos del país. La semana pasada con todo lo que pasó en torno a la Interrupción Voluntaria del Embarazo, fue una alerta, hubo muchísima acción y estamos dispuestas a defender nuestro derecho y ampliar su implementación”.

La Secretaria de Género y Diversidad de ATE, Clarisa Gambera, les dio la bienvenida a todxs lxs presentxs a la casa de lxs trabajadorxs de todo el país, donde también se están dando procesos asamblearios para organizar este 8M: “Este Gobierno viene a desguazar el Estado, nuestros sectores de trabajo, las políticas públicas y también las leyes. Es una avanzada sobre nuestras conquistas, y para nosotras, la fuerza que pudimos construir desde la trama feminista es muy importante. Vamos a proponer un 8 de Marzo en unidad de acción para salir masivamente a la calle”.

Dejar de lado las múltiples diferencias y unirse en una sola fuerza, fue una de las demandas que más se repitió. Las diversas organizaciones presentes coincidieron en que la unidad es la mejor forma de establecer estrategias de cuidado ante la violencia represiva que propone el protocolo antipiquete de Patricia Bullrich.

La socióloga e investigadora Dora Barrancos, que fue recibida con aplausos, apuntó: “Esta reunión procede de muchas fuentes, nadie puede quedar afuera, nadie que piense efectivamente que no hay justicia social son justicia de género y que hay que reivindicar los dos conceptos, fundamentales para humanizar nuestra vida completamente en riesgo en estos tiempos”.

Las mujeres y personas LGBTIQNB+ se ven seriamente afectadas por las políticas de ajuste que viene implementando el Gobierno de Javier Milei desde que asumió al poder. Son además un blanco directo de violencia política y social legitimada a través de los discursos de odio que recitan lxs integrantes de La Libertad Avanza. Son las cocineras que sostienen los comedores sin recibir módulos alimentarios del Estado hace más de un mes, son las trabajadoras estatales despedidas y las de la economía popular que salen hacer triple jornada laboral para llevar un plato de comida, son las jefas de hogar que no reciben cuota alimentaria, las travestis y trans sin acceso a derechos básicos.

“Los pibes y las pibas están pasando hambre, no tienen qué llevar a la escuela que arranca posiblemente en una semana. Vamos a declararle un paro a Milei discutiendo nuestros derechos como trabajadoras. Logramos tirar la Ley Ómnibus pero todavía está vigente el DNU”, dijo Majo Poncino, militante del Movimiento Evita. En la misma línea habló Dina Sánchez, Secretaria Adjunta de Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP): “En nuestro sector la estamos pasando muy mal. El 70% de quienes conformamos la economía popular somos mujeres, por eso decimos que hay una fuerte feminización de la pobreza, que tiene cara. Somos las mujeres, las diversidades y nuestras niñeces. Muchas de nosotras somos migrantes y hemos encontrado una salida en la economía popular”.

Leonor Cruz, Secretaria de Género y Diversidad CTA Nacional, habló sobre la necesidad de construir un 8 de Marzo “que deje en claro que el hambre es un crimen en Argentina porque es una decisión política y disciplinadora”, y agregó: “Nosotras no esperamos, nosotras actuamos, esa es nuestra fuerza”.

Las docentes denunciaron que aún con una educación pública desfinanciada y salarios de pobreza continúan sosteniendo las escuelas, dentro de un sector laboral sumamente feminizado. Además reclamaron al Gobierno Nacional el giro de fondos que forman parte de sus sueldos, denunciaron la criminalización de la protesta y defendieron los derechos de las niñeces y adolescencias al afirmar que no van a dar ni un paso atrás con la implementación Educación Sexual Integral en las aulas como pretende La Libertad Avanza.

Las trabajadoras de prensa también se hicieron presentes en la asamblea, ese sector que desde hace meses se encuentran en pie de lucha, exigiendo la actualización de sus salarios. Denunciaron la represión a la prensa, el ahogo salarial y el intento de privatización de los medios estatales. “Los medios públicos y también los autogestivos, que tienen otra agenda, somos los únicos que contamos lo que está pasando, por eso nos quieren callar con represión”, explicó la Secretaria de Mujeres y Géneros del SiPreBA, Micaela Polak.

El frente de lucha de discapacidad y Derechos Humanos que se está organizando desde el año pasado con reuniones en Plaza Congreso aunando demandas de diversos sectores, también estuvo presente en la asamblea: “Queremos proponer que en la marcha del 8 de Marzo se plantee la accesibilidad, como por ejemplo, que se pueda organizar un cordón debajo del escenario para que las personas en silla de ruedas puedan estar y participar”, expuso Guadalupe Bargiela, integrante de Orgullo Disca.

“Tenemos que hablar de un tema que no se habla pero es necesario ponerlo en la agenda y es el racismo, la xenofobia, la discriminación y los discursos de odio hacia las personas negras, afrodescendientes de la economía popular. En las calles ya estamos sintiendo todo ese racismo que fomenta este Gobierno de ultraderecha”, aseguró la activista afrodescendiente por los Derechos Humanos, Sandra Chagas.

Bárbara Acevedo, enfermera del Hospital Garrahan habló en representación de la posta de salud que organizaron lxs trabajadorxs durante las protestas en Congreso en contra del proyecto de Ley Ómnibus: “Nosotros somos un sector tremendamente feminizado donde la tarea de cuidado producto de la insalubridad laboral es opresiva, desgastante y enferma. Una conclusión que sacamos de la posta de salud es que nuestro trabajo en las calles se torna liberador y solidario porque no es un cuidado neutral. Nosotras vamos a la plaza no solamente a asistir, sino a dar un mensaje político, vamos a defender los intereses de las mayorías populares, de las niñeces que atendemos en el hospital y vienen sin comer, de las abuelas y abuelos que los gasearon en la plaza y vamos a defender a esas trabajadoras estatales que están en pie de lucha por sus puestos de trabajo”.

“El Gobierno Nacional nos montó una provocación, que es cuestionar nuestro legitimo, democrático y conquistado derecho al aborto en nuestro país, presentado desde la calle junto a la campaña, defendido en colegios y lugares de trabajo. Sabemos que tenemos fuerza pero los ataques de este gobierno de extrema derecha no lo podemos tomar a la ligera y por eso tenemos que salir de manera masiva a las calles para defender la ley más democrática de nuestro país, la ley del aborto. Para eso necesitamos que la marea verde reingrese, jugarnos en la más amplia unidad de acción a reventar las plazas de Argentina para demostrarle a este gobierno que no vamos a dejar pasar este ataque”, señaló Manuela Castañeiras, dirigente nacional del Nuevo MAS y Las Rojas.

La asamblea multitudinaria, que cerró entrada la noche con un enorme pañuelazo como señal de resistencia y en defensa de los derechos conquistados, continuará los próximos miércoles de febrero.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL