ATE

El inicio de la actividad vespertina del Encuentro Nacional de Jóvenes versó en la explicación que hicieron el Secretario General Adjunto del CDN, Julio Fuentes y el Historiador Daniel Parcero, sobre cuáles han sido los principales aspectos fundacionales de la ATE.

El desarrollo que hizo Fuentes giró básicamente
sobre los orígenes políticos del Sindicato conformado a partir de la irrupción en
la lucha gremial de trabajadores de Vías Navegables, cuando el personal de Isla
de Marchi se juntó en esa primera asamblea en el Teatro Verdi; y una segunda es esa
corriente, ya en retirada, impulsada por grupos anarquistas.

“El anarquismo provee a la ATE de esa visión de
transformación social y que esos cambios sólo puede darlo la clase obrera”,
señaló Fuentes antes de acotar que “esa ha sido una marca que nos hizo
diferentes”.

En esa línea de tiempo que Fuentes detalló sobre la
presencia político y gremial de la ATE en sus 90 años de existencia, remarcó lo
que fue la década peronista del ´45 al ´55, donde el entonces titular del gremio, José Tesorieri, fue vicepresidente de la Cámara de Diputados de la Nación, o como
Carlos Xamena, un trabajador del área Salud, afiliado a la ATE, que se
constituyó en el primer gobernador de extracción obrera que tuvo nuestro país, en
su caso por la provincia de Salta.     

A su turno el historiador Daniel Parcero sostuvo que
la historia de la ATE “bien puede dividirse en 3 tercios de 30 años marcados a
fuego”. El primero que va desde la fundación en 1925 hasta la caída de Perón en
1955, marca el nacimiento del sindicato “a partir de 5 o 6 seccionales de Vías
Navegables con fuerza en el litoral y los inmigrantes anarquistas” quiénes
luego, ya durante el gobierno de Perón, “sumarán a trabajadores del interior
del país para conformar un gremio más
fuerte”.  En esa etapa la ATE llega a tener
113 seccionales.

Los 30 años siguientes muestran un período bastante
oscuro de la ATE, con una rápida caída en la organización y llega a mostrar su
peor cara durante la dictadura militar siendo uno de los pocos sindicatos que
no fueron intervenidos por el gobierno de facto. Esa etapa concluye con algo
menos de 50 seccionales.

El tercer tercio que narró Parcero es el de la
recuperación del gremio, impulsado por la corriente ANUSATE que logra vencer en
las elecciones de 1984 y conduce ATE desde entonces, transformado en una
saludable organización gremial con un CDN, 24 CDP y más de 140 seccionales, que
nuclea a casi 300.000 afiliados.

Esta ANUSATE también generó una enrome transformación
gremial a partir del ingreso masivo de trabajadores provinciales y el cambio
estatutario que, como subrayó Julio Fuentes, “nos dotó de mayor autonomía: aquí
en ATE nadie pide permiso para tomar decisiones e impulsar un plan de lucha,
para ello basta que una asamblea de trabajadores así lo decida”, finalizó
diciendo en el cierre de este bloque.                    

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL