ATE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
En un nuevo aniversario de su fallecimiento, ATE Rosario recuerda al quien fuera su histórico referente.

Hoy más que nunca, seguimos evocando su vida como ejemplo político y sindical. Y recordamos que su legado siempre ha sido protagonizar la historia de las y los trabajadores con la dignidad y coherencia de los que se mantienen luchando.

En el 1959 es elegido Secretario General de la Asociación Trabajadores del Estado, en Rosario, y más tarde, en 1963 será electo por primera vez Secretario General de la CGT Rosario. Héctor tenía 30 años entonces.

Por aquellos años de militancia fue protagonista de los debates que llevaron al surgimiento de los documentos liminares de La Falda (1957) y de Huerta Grande (1962) antecedente histórico del Programa llevado adelante por la CGT de los Argentinos a finales de los años 60, donde confluyeron distintos sectores del activismo sindical con una clara concepción clasista, bajo consignas como “Más vale honra sin sindicatos que sindicatos sin honra”, y “Unirse desde abajo y organizarse combatiendo”, marcando una clara diferencia con el sindicalismo colaboracionista con la dictadura de Onganía.

Después llegarían los años de la lucha contra la dictadura impuesta en marzo de 1976. Quagliaro fue separado de la conducción de ATE pero esto no impediría la continuidad de un trabajo de resistencia junto con jóvenes militantes, como Germán Abdala y Víctor de Gennaro. Juntos, apostaron a la creación de la Agrupación Nacional de Unidad y Solidaridad de ATE, ANUSATE, organización que finalmente recuperaría la conducción de ATE en todo el país, en 1984.

«…vivir como hablamos. Para que la ética, la moral, la transparencia

de todos nuestros actos, sirvan a recuperar la confianza individual

y colectiva de los trabajadores»

En 1987, Héctor Quagliaro fue nuevamente votado secretario general de la organización, cargo en el que fue reelecto hasta 1999. Y posteriormente volvió al secretariado de la ATE rosarina siendo en 2003 nombrado presidente del Centro Nacional de Jubilados de ATE y de la Federación de Jubilados de CTA, espacio de lucha que ocupó hasta su fallecimiento.

“Creo que la historia es un elemento dinámico”, aseguraba Héctor en su biografía, “lleno de matices y situaciones diferentes, pero sólo se perdura, se continua, se afianza si se prioriza que la historia se escribe todos los días, en todos nuestros actos, en ser lo que siempre dijimos e hicimos: vivir como hablamos. Para que la ética, la moral, la transparencia de todos nuestros actos, sirvan a recuperar la confianza individual y colectiva de los trabajadores para unir esfuerzos en la diversidad, si queremos un país con democracia real, trabajo, salud, educación y futuro para quienes hoy somos actores comprometidos, pero en especial para que quienes nos sucedan puedan coronar los sueños de tantos hombres y mujeres que ofrendaron sus vidas por una Patria para todos.

Por ATE Rosario

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL