ATE

Una realidad que abruma a nuestra provincia norteña y marca deliberadamente la situación de los compañeros estatales es la precarización salarial a la que se ven sometidos por los gobiernos, ya sea provincial como de los municipios.

Cuando se trata del
sector provincial el salario promedio se mueve dentro de los límites que se
estipula en el Salario Mínimo Vital y móvil. Sin  embargo cuando se trata de los salarios
municipales al grueso de los trabajadores los tenemos muy por debajo de este
límite y en algunos casos casi bordeando el piso de indigencia.

Acaso la precarización
también se mida en distancia y es que cuanto más lejos está el trabajador de la
capital provincial más se profundiza su precarización salarial. En Pirané, una
ciudad distante a 120 km de Formosa capital, los trabajadores señalaron que el
salario de un municipal ronda los 2.700 pesos (antes de decretarse el aumento).
A casi  500 km., se sitúa la ciudad de
Ingeniero Juárez, donde también los porcentajes de coparticipación se van
haciendo más estrechos,  la ATE denunció
que sin el aumento los sueldos promedian los 1.500 pesos. Incluso si se sumará el
aumento general del 35% dispuesto por la provincia y al que la comuna dice
adherir en su totalidad, se estaría de una suba generalizada de 450 pesos.

En numerosas
oportunidades la ATE ha dicho que Formosa paga los salarios estatales más bajos
del país. Considerando que
el Instituto de Políticas Públicas califica a
quién gana  $3.678 bajo la línea de
indigencia, se asume que la gran mayoría de los
trabajadores del sector municipal quedan incluidos dentro de esta grave
condición salarial.

No muy distinto es la realidad que se atraviesa en el
sector Salud, un sector donde se supone que hay mejores condiciones salariales.
Según delegados gremiales contabilizando el aumento un trabajador con 20 años
de servicio cobra algo menos de 6.000 pesos.

Enfermería

Otro problema lo están
generando las rispideces en el sector de Enfermería y tiene que ver con la
antigüedad en el cargo. Por una controvertida disposición del gobierno, para
cubrir nuevas fuentes de trabajo en los hospitales del interior se contratan
becarios procedentes de la Universidad Nacional de Formosa, quiénes por
contrato tienen asegurado un salario básico de 4.900 pesos. En cambio aquellos
que ingresaron hace 5 años y trabajan en los hospitales capitalinos tienen en
su básico un haber de 2.300 pesos.    

Para la ATE este es un
tema que requiere de una inmediata solución por parte de las autoridades
sanitarias.    

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL