ATE

Intendentes que piden un aumento de la coparticipación municipal y un gobierno que viene retaceando el envío de fondos, el combo del nunca acabar en la política doméstica catamarqueña y que va generando un creciente descontento entre los trabajadores del interior provincial, que no son escuchados en sus reclamos salariales.

Las protestas en Huillapima abarcaron todo el mes de
marzo porque la ATE rechazó el 30% ofrecido por el intendente y reclama un
aumento general de 3.500 pesos, que ayude a cubrir la pérdida salarial que se
produjo a lo largo de todo el 2014.  Como
en casi todo el interior de la provincia el promedio salarial de los
municipales catamarqueños apenas supera los 4.000 pesos mensuales. Y hay un
segundo reclamo de los compañeros municipales por el cobro en negro de casi el
40% de sus salarios.

Por estos días el municipio y la ATE se mantienen dentro
del período de conciliación obligatoria, pero nada indica que vayan a llegar a
un acuerdo porque desde la comuna se denuncia una limitación de los fondos
coparticipables.

Después de que el Ministerio de Hacienda provincial
anunciara que la coparticipación se incrementará un 27%,  el grueso de los intendentes del interior salió
a pedir que se respete el piso del 30%, que es el porcentaje de aumento
salarial que se otorgó desde el gobierno provincial.

Sin embargo para la ATE con 2 o 3 puntos más o menos
de porcentaje no se resuelve el problema de fondo que es el atraso salarial. En
Santamaría, por ejemplo, la ATE y el municipio llevan más de 2 meses de
discusión salarial y mientras la comuna ha acercado una propuesta del 30% la
ATE, porque el mandato de la asamblea ha sido determinante, no acepta negociar
por ningún porcentaje mínimo al 40% de aumento. Allí con las negociaciones casi
en punto muerto se ha dispuesto que desde mediados de esta semana comiencen las
medidas de fuerza.

En la misma línea surge el conflicto en Tinogasta,
donde si bien ya hubo una apertura de negociaciones el reclamo más grande se
centra en la dificultad que tienen los compañeros en alcanzar el salario mínimo
vital y móvil, hoy de 4.711 pesos.      

Por último queda la situación un tanto peor que está
afectando a  los agentes de la delegación
La Guardia, que dependen de la municipalidad de Recreo, y es que aún se les
adeudan salarios del mes de marzo. Después de tanto reclamar la ATE ha dado
lugar directamente a una denuncia  penal
contra el intendente de Recreo, Daniel Polti, por retención indebida de
haberes.

Según informó, la decisión se tomó luego de una
asamblea con los trabajadores de la delegación de La Guardia que pertenecen a
esa comuna. Es porque se adeudan haberes, doble salario, ayuda escolar y hace
pocos días recién se abonó el aguinaldo que los trabajadores debían haber
percibido en diciembre del año pasado. Pero, además, hasta ayer no se había
pagado el mes de marzo. Esta situación se registró también en otras
delegaciones que dependen del municipio.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL