ATE

Lo hizo junto al Equipo de Formación Nacional y el bonaerense, y contó con la presencia de dos compañeros históricos, Carlos Custer y “Cacho” Mengarelli.

Este miércoles 23 y jueves 24, se llevaron a cabo en Mar del Plata, dos jornadas de capacitación organizadas por la seccional de ATE Quilmes. Los encuentros fueron impulsados junto al Equipo Nacional de Formación que encabeza Gustavo Quinteros, Secretario del área en el Consejo Directivo Nacional, y el equipo de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Vanina Zurita.

Claudio Arévalo, secretario general de ATE Quilmes, estuvo a cargo de la apertura del encuentro. “Para nosotros es muy importante la formación porque es lo que necesitamos para el tiempo que viene, porque no es solo una lucha de barricada sino que necesitamos que se formen nuestros compañeros”, expresó.

Arévalo destacó que vienen desarrollando la política de formación desde 2015, “para poder darle herramientas a los trabajadores”, porque “no queremos delegados dependientes de la comisión administrativa” . El dirigente también subrayó que la formación “es la clave fundamental para llegar a los 500 mil afiliados y tiene que ser una obligación formar a nuestros delegados”.

Durante la actividad, Quinteros brindó un pantallazo de los lineamientos que viene llevando adelante la Secretaría, “con eje en la importancia de la formación política-sindical de nuestros delegados y delegadas, que a nuestro entender son los dirigentes más importantes de nuestra organización, porque son los representantes de ATE en los sectores de trabajo”.

Además, “hablamos de la importancia de generar espacios de formación en las seccionales para que los talleres tengan continuidad”. El “objetivo político”, precisó, es construir “un sindicato cada día más fuerte” y “llegar a los 500 mil afiliadxs y las más de 300 seccionales cuando lleguemos a los 100 años”. “Creemos que la formación para la acción se hace imprescindible en estos tiempos tan difíciles para la clase trabajadora”, indicó.

Delegadxs, máximos dirigentes de ATE

Christian Vásquez, titular de la Escuela Sindical “Libertario Ferrari” también participó de las dos jornadas. Contó que, en la primera, se abordó la Historia de ATE, y se trabajó en torno a la importancia del sindicato como “herramienta organizativa de la clase trabajadora frente a las injusticias que comete el sistema capitalista”.

Otro eje fue el rol del delegado, definido como la “síntesis de construcción popular de nuestra organización”, indicó Vázquez, y agregó que son los “máximos dirigentes en ATE”.

En el cierre se reflexionó sobre el sindicalismo y la militancia, teniendo en cuenta tres elementos: la re-valorización de la historia, la importancia de desarrollar una consciencia critica del presente (“nadie salva a nadie ni nadie se salva solo, sino de forma colectiva”) y una visión de trascendencia: “no solo luchamos por nuestras reivindicaciones históricas y nuestro presente de transformación social, sino que también para construir un futuro mejor”.

Al cierre de la actividad se entregaron materiales como el Cuadernillo 1 sobre el Rol de lxs delegadxs, y el Cuadernillo 2 sobre resolución de conflicto, asambleas y afiliaciones.

También dijeron presente en el encuentro Mónica D’Elía, del equipo nacional de Formación, Graciela Veira, Mara Romero, Flavio Vergara, Favio Sives, entre otrxs compañerxs.

Historia viva

La primera jornada de trabajo contó con la presencia de dos referentes históricos, fundadores de la agrupación ANUSATE durante la dictadura: Carlos Custer y Oscar “Cacho” Mengarelli, actualmente parte del Centro Nacional de Jubiladxs y Pensionadxs.

Ambos dirigentes hablaron de esa experiencia durante un período tan oscuro como la dictadura, también repasaron lo ocurrido con la recuperación del sindicato a la vuelta de la democracia, en 1983, y sobre la constitución de la CTA. También pusieron en común un panorama sobre el momento actual.

“Hay que felicitar el esfuerzo porque no es la formación tradicional donde unos hablan y otros escuchan, es la autoformación, donde se trabaja en grupo, de manera horizontal, es una metodología muy interesante”, valoró Carlos Custer, diputado nacional (MP), embajador argentino en el Vaticano, directivo de una central sindical internacional e histórico dirigente de ATE y la CTA.

Custer destacó dos frases que se trabajaron durante la jornada y que “definen todo un estilo de cómo es ATE”. Primero, que “ATE es más que un sindicato”. “Tenemos que ser más que un sindicato, con más solidaridad, compromiso y propuestas para un nuevo Estado”, expresó. Y la otra frase es “En ATE somos todos conducción». “Cuando todavía impera un modelo sindical feudal, en el que se pasan los cargos de padres a hijos, con secretarios generales que están más de 40 años en el puesto, en ATE hay una idea de sindicato horizontal, participativo”, resaltó.

Y sobre su participación, junto con “Cacho” Mengarelli, contó que hablaron de los orígenes de ANUSATE en 1977, ligada a la lucha “para recuperar la democracia y por los derechos humanos”. Fue en el Colegio Nazareth, donde está la Iglesia de la Santa Cruz y se reunían familiares de desaparecidos, y también donde secuestraron a las Madres y a las monjas francesas. Custer habló del importante rol en esa lucha de compañeros como Víctor de Gennaro o Claudio Lozano, o incluso la cercanía desde siempre con ATE de Adolfo Pérez Esquivel.

“La idea era que dos antiguos compañeros puedan dar testimonio de que hay una línea que trasciende a las personas y a los tiempos. Hay todo un pensamiento que nos atraviesa: la lucha por la democracia, por los derechos humanos, por una democracia más real en lo político, en lo económico y en lo social. Tenemos que luchar por una democracia má integral, más solidaria, más participativa, hasta la lucha especifica de los trabajadores del Estado”, destacó Custer.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL