ATE

Las trabajadoras con contrato municipal cobran menos de $4000 pesos y no gozan de ningún derecho laboral.

Desde hace 11 días, tres cocineras que prestan servicios en
las escuelas 607 y 745, de Montecarlo, realizan una medida de fuerza a la que
se incorporó desde hace cuatro días la modalidad de ayuno sólido. Llevan entre
5 y diez años trabajando, por salarios que oscilan entre los 3 mil y los 4500
pesos, en condiciones de precarización laboral. Representan a 75 cocineras que
en toda la provincia se encuentran en idéntica situación. Reclaman al gobierno
provincial estabilidad laboral y salarios dignos. En las últimas horas,
sufrieron descompensaciones producidas por la cantidad de días sin alimentarse.

Las cocineras están siendo acompañadas activamente por
docentes del Movimiento Pedagógico de Liberación (MPL) y la CTA-A local.
Acampan en el predio de la Escuela de Frontera 607. Hasta allí arribó una
comitiva del Consejo Directivo Provincial de la Asociación de Trabajadores del
Estado (ATE Misiones), para interiorizarse acerca de la situación y dejar
plasmada la máxima solidaridad y apoyo del sindicato estatal para con esta
causa.

“Manifestamos nuestro total respaldo para con estas
compañeras, que son víctimas de la explotación laboral que pesa sobre miles de
mujeres trabajadoras en la provincia. Reclamamos al Consejo General de
Educación, que subsane de inmediato esta situación, contratando debidamente a
las cocineras de toda la provincia como personal de servicio y estableciendo
salarios dignos. Es inadmisible que tengan que llegar a estas instancias para
ser escuchadas” enfatizó el Secretario General de ATE Misiones, César Fariña
tras dialogar con las cocineras en huelga.

“Trabajamos a través de un convenio con la Municipalidad, en
negro, tenemos que pagarnos el monotributo, contador, descuento del banco, con
eso nos queda menos de 2500 pesos a muchas de nosotras. Cocinamos todos los
días para cientos de chicos, limpiamos, entramos a las 7 y nos vamos a las 15,
no tenemos obra social ni aguinaldo ni estabilidad laboral. Cuando llega
diciembre se corta el sueldo y tenemos que trabajar en casas de familia o
changas para poder sobrevivir”, relataron las cocineras, acerca de esta grave
situación de explotación laboral en el sistema educativo.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL