ATE

Denuncian que los dirigentes son encarcelados para acallar las voces de los compañeros y compañeras trabajadores.

El Consejo Directivo Provincial de la ATE Chaco, expresa
su repudio a la actitud autoritaria y antidemocrática del intendente de Sáenz
Peña, Bruno Cipollini, quien ante el reclamo justo de los trabajadores y
trabajadoras organizadas, se niega al diálogo y por el contrario embiste en una
clara actitud hostil y soberbia.

Las demandas laborales que se expresan en el marco
de la democracia y el derecho a manifestarse no tienen que ver más que con la
urgente necesidad pase a planta permanente de los más de 4.000 precarizados con
salarios de $3.000 y que actualmente realizan trabajos esenciales sin ninguna
medida de de bioseguridad. Por eso también, están reclamando necesidades no
menos fundamentales como uniformes de trabajo, mejoras en las condiciones
laborales, y el cese de la violencia institucional que sufren los trabajadores
municipales.

Las demandas incluyen también la urgente necesidad
de recomposición salarial para 700 trabajadores de planta, que hoy están
cobrando magros sueldos que van de $7.000 a $12.000, muy por debajo de la línea
de indigencia.

Todo esto se da en el marco de los ingresos
extraordinarios que el Municipio recibe mensualmente, por 12 millones extra,
como aportes no reintegrables en la lucha contra el covid-19 y para las medidas
de prevención y cuidado para los trabajadores esenciales.

Por ello, reiteramos también al Ejecutivo
provincial la urgente necesidad de que tome cartas en el asunto, ante las
reiteradas prácticas antidemocráticas que venimos denunciando en localidades de
nuestra provincia, que parecen ser gobernadas por kapangas y no por intendentes
democráticos.

Por último, expresamos nuestra solidaridad con los
dirigentes que son encarcelados para acallar las voces de los compañeros y
compañeras trabajadores, que no son indiferentes ante las injusticias y el
manoseo, y reclamamos su urgente liberación.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL