ATE

Alicia Reynoso es trabajadora civil de las FFAA y delegada de ATE y lucha por que no se olvide el papel de las enfermeras de Malvinas.

"En abril de 1982 la Patria nos llamó, a mis compañeras y a mí, y partimos,
junto al Hospital Reubicable de la Aeronáutica, al Sur con la intención de
llegar a las Islas Malvinas. Alegres, tristes y angustiadas a la vez íbamos a
la guerra con la convicción de que teníamos que estar ahí porque para eso nos
habíamos preparado como enfermeras y suboficiales de la Fuerza Aérea.

Al llegar a Comodoro Rivadavia nos dijeron que el Hospital se quedaba allí
para recibir a los heridos que llegaban desde las islas y nos pusimos a armarlo,
a acondicionarlo y luego nos dedicamos a esperar. Tenía 24 años.

Estando allí, una noche se apagaron todas las luces ante el peligro de un
bombardeo y nos metieron en un refugio improvisado, unas cloacas en
construcción, donde nos encerraron a tres de nosotras hasta que pasó el
peligro. Nunca supimos si fueron muchos o pocos minutos pero para nosotras pasó
una eternidad.

El 1º de mayo empezaron a llegar los heridos, la mayoría jóvenes soldados
que, más allá de los gritos de dolor, lo que más hacían era llamar a sus
madres. “Mamá, Mamá” era lo que más
escuchábamos mientras los curábamos.

Volvían de un infierno y se encontraron con manos de mujer que lo ayudaban a
rezar, que les daban contención y amor. Lo increibel era que apenas esos
jóvenes se sentían mejor decía que querían volver al campo de batalla. “Allá dejé a mi  hermano, allá dejé a mi amigo. En la
trinchera siguen estando mis compañeros”
decían los soldados conscriptos.
No así los cuadros militares.

Esos fueron los grandes héroes, los 649 que quedaron allá custodiando las
islas más esos muchachos heridos que hacían el servicio militar y querían
volver a combatir. A ellos les debemos esta democracia y por ellos debemos
cuidarla.

Fuimos 14 mujeres que, más allá de las durezas de nuestra profesión de
enfermeras, sufrimos violencia de género porque para los militares eran común
el maltrato, estaba naturalizado el insulto y la descalificación. La
superioridad tenía derecho a todo, era algo cultural que se aceptaba con
naturalidad, como si fuera normal.

Algunas de nosotras tras el fin de la guerra fueron a buscar a los
prisioneros a las islas. Por eso solemos decir que la enfermeras de la Fuerza
Aérea estuvimos antes, durante y después del conflicto.

Por esa razón fuimos reconocidas por el Congreso de la Nación en los años 90
con una medalla y un diploma, al igual que todos los ex combatientes pero ese
reconocimiento significó para nosotras el comienzo del calvario y, por ende, el
comienzo de nuestra lucha. La lucha contra el olvido.

A partir de ese momento, nuestros propios compañeros se olvidaron de las
mujeres, nos sacaron de la historia, comenzaron a dudar de nuestra presencia en
la zona de conflicto. Nos “desmalvinizaron”. Pero no fue la sociedad, fueron
nuestros compañeros.

Lamentablemente nuestra reacción fue agarrar todos nuestros recuerdos y
meterlos dentro de una caja para intentar seguir con nuestra vida. Seguimos
trabajando, nos casamos, tuvimos hijos, tuvimos nietos, siguió la vida adelante
pero con nuestro pasado ocultado, ninguneado, escondido.

En el año 2010, luego de un problema personal, tuve un intento de suicidio.
A partir de ahí comencé a psicoanalizarme y, en especial, me largué a hablar de
aquella historia que había ocultado en un cofre de mi alma.

El stress post trauma puede durar años. A veces uno lo puede superar, a
veces no. Con el psicoanálisis apareció la palabra Malvinas y con ella los
recuerdos, la angustia enterrada y comencé a hablar, a largar todo, a contar mi
verdad y la de mis compañeras.

Me animé a mostrar fotos, a contar mi experiencia y empezaron las agresiones,
los insultos. No podían negar que estuvimos pero podían descalificarnos. Pero a
todos esos palos que me tiraban, los usé para hacer una escalera y subir cada
día un poco. Después de 30 años dejé de llorar y empecé a hablar, a gritar mi
verdad, a contar mi historia.

Y dejé de ser la  única loca y me
siguieron Ana, luego Estela, después las compañeras de Córdoba, luego otras de
Buenos Aires y no paramos. No estamos todas porque a algunas no las dejan
hablar y otras no se animan pero nuestra voz se hizo escuchar de a poco.

Lentamente el velo se fue corriendo y la historia de las enfermeras de
Malvinas surgió a la luz. Hasta ese momento no habíamos sido mencionadas en
ningún libro, en ningún documental, ni convocadas a ningún acto el 2 de abril
ni a ningún desfile.

Me dediqué a luchar por la visibilidad de nuestra historia más allá de las
agresiones. Me rayaron el auto dos veces, me marcaron la casa, me
descalificaron, me trataron  de loca y de
prostituta, me dijeron que lo hacía por plata, para ganarme una pensión, para
salir en los diarios.

Todo eso me hizo más fuerte y me animé a volcar esos recuerdos y esas
denuncias en un libro. Allí hablé de nuestra experiencia, de cómo vimos la
mugre de la guerra con nuestros ojos, de cómo le limpiábamos el traste sucio a
los que hoy miran para otro lado.

Hoy estamos participando de un documental, apoyado por el INCAA, y fuimos
hasta la 9º Brigada Aérea para marcar el lugar donde estuvo el hospital y nadie
sabía; el lugar donde nos escondieron la noche del apagón. Así también
golpeamos los despachos de los senadores y 
diputados, recorrimos las redacciones de diarios y revistas y nos
largamos a dar charlas en escuelas de distintos lugares del país.

Participamos del 3º Congreso Internacional de Historia Aeronáutica Militar
Argentina, inauguramos el Rincón de la Mujer en Malvinas en el Liceo
Aeronáutico en Funes (Rosario) y estuvimos en la Escuela de Aviación Militar y
en la Escuela de Suboficiales.

Hasta pudimos dar nuestro testimonio en el Museo Nacional de  Malvinas en Buenos Aires y sentir el enorme
orgullo de poder desfilar con nuestro propio estandarte el 1º de mayo de 2014
ante la mirada asombrada de muchos. Experiencia que repetimos el 10 de julio de
2016 en el marco del Desfile del Bicentenario de la Independencia donde tras
ser anunciadas por el locutor como “las enfermeras mujeres Veteranas de Guerra
de Malvinas” recibimos el aplauso y el reconocimiento de la gente.

Eso es lo que logran las mujeres cuando se lo proponen y se empoderan. Hoy
cuando más nos ignoran, más no visibilizamos y más fuerzas tenemos. Porque
luchamos por una deuda de honor que tienen con nosotras, con las mujeres que
participamos del conflicto de Malvinas, con 
las veteranas de guerra.

Quisieron borrarnos de las historia y casi lo consiguen pero hoy con orgullo
podemos decir que la historia nos parió de nuevo".

Honoris

(Intervenciòn de Alicia Reynoso durante la presentación de su libro "Crónica de un olvido" en el stand de ATE de la Feria del Libro de Buenos Aires. Mayo 2019)

El Trabajador del Estado. Junio 2019

NOTICIAS RELACIONADAS

Historias de estatales

Cynthia Pok: defensora de las estadísticas públicas

La responsable de la Dirección de Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Censos y Estadísticas (INDEC) y secretaria nacional de Formación de la CTA Autónoma es una histórica militante de ATE que, como tantos, se bancó todas para defender la veracidad de las estadísticas públicas. Otra historia de estatales que merece conocerse (Entrevista publicada en la edición impresa de El Trabajador del Estado)

Leer Más >>

ÚLTIMAS NOTICIAS

San Luis

Asambleas y recorridas de ATE por el sector Salud

También exige en forma urgente el pago de la paritaria homologada (CCT 125/75); la devolución de las plantas permanentes quitadas arbitrariamente; más insumos y medicamentos; más ingreso de personal; mejoras de infraestructura; y ambientes laborales libres de violencia.

Leer Más >>

PERIÓDICO MENSUAL