ATE

Con más de 22 años de trayectoria, fue dirigente de la seccional San Isidro y falleció en la madrugada de hoy por COVID-19.

En la madrugada de hoy falleció Cristina Lorenzo, enfermera del
Hospital Central de San Isidro, de más de 22 años de carrera, histórica
luchadora de la Salud y de los derechos de lxs trabajadores. Integró la primera
directiva de la seccional de ATE en esa localidad, siendo secretaria adjunta.

Tenía 62 años y patologías previas, muchas producto de la
misma profesión. Era hipertensa y tenía la cadera y la columna destrozadas por
tantos años de levantar pacientes. También padecía EPOC. Sin embargo, decidió
seguir trabajando para no dejar solos a sus compañeros y compañeras del
Hospital Central.

Horacio Escobar, secretario general de San Isidro, enfermero
y compañero de militancia, la retrata como “una gran luchadora, como
gremialista y como enfermera, y muy profesional”.  “Tenía todo el conocimiento para llevar adelante
las indicaciones médicas. Cristina era de esas enfermeras que pelean por sus
pacientes, porque muchas veces las cosas que se necesitan no llegan en tiempo y
forma. Ella conseguía todo lo que se proponía, así era Cristina”, cuenta.

Sobre su labor en tiempos de pandemia señala que  “ella era consciente del riesgo”. “Los
enfermeros, camilleros, mucamas, médicos estamos muy expuestos y caemos como
moscas ante este virus que es una caja de pandora”, manifiesta Escobar y
detalla que hoy son alrededor de  60 lxs
trabajadores contagiados.

“Tenemos un equipo médico espectacular, un equipo de
enfermería sobresaliente. Y tenemos las herramientas pero no tenemos
tratamiento. Entonces uno puede lograr que respire el paciente pero si no tenés
cómo tratarlo, es muy difícil”. A su vez, alerta: “hay contagios en el ambiente
intrahospitalario pero también está en el medio social, y no tenemos otra
herramienta más que el aislamiento. Ojalá la gente tome consciencia de que es
la única forma de salvarnos”.

“La situación es muy difícil, hace poco nos despidieron cinco
enfermeras y ante la falta de respuesta tuvimos que ganar la calle. Tuvimos que
pelear por los insumos, por los elementos de protección, por algo tan básico
con SADOFE o la insalubridad. Hoy falta personal, hay sectores que eran
manejados por cinco enfermeros y hoy tenés a uno para 20 pacientes. Eso da
miedo y preocupa. Pero para eso estamos acá, para seguir peleando”, expresa el
dirigente de ATE.

“A Cristina la vamos a seguir escuchando, como era ella que
si había que levantar la voz lo hacía, porque a veces hay que gritar para que
el gobierno escuche. Es muy importante que se sepa cuál es la situación de
todas las enfermeras. Hay muchas Cristinas, y ellas, las enfermas son el pilar
de la salud y son las menos reconocidas”, cierra.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL