ATE

El primer 8 de marzo contra un gobierno de ultraderecha de una magnitud inusitada que superó todas las expectativas.

El viernes fuimos un millón en las calles de la Ciudad de Buenos Aires y en todo el país. La movilización de mayor convocatoria desde la asunción del gobierno de Javier Milei. El primer 8 de marzo contra un gobierno de ultraderecha de una magnitud inusitada que superó todas las expectativas. 

La unión que logramos fue inédita, en los ámbitos laborales participaron decenas de sindicatos de base de las centrales obreras. El conjunto del feminismo sindical, organizaciones sociales, feministas, LGBTIQNB+, asambleas barriales, centros de estudiantes y partidos políticos nos unimos dejando de lado las diferencias en una jornada histórica de lucha internacional que es parte de un movimiento que no conoce fronteras. 

Desde febrero comenzamos a organizar este encuentro con largas asambleas, reuniones y debates motivados por la necesidad de hacerle frente al ajuste del gobierno nacional que está causando hambre y miseria en todo el país. Las y lxs más afectadxs son las niñeces, las mujeres y LGBTIQNB+ sobre quienes pesa la desigualdad de género en una sociedad que se rige por las lógicas de un capitalismo patriarcal, racista y ecocida.  

Nos enfrentamos a un presidente que niega la existencia de las brechas de género en nuestra sociedad. Se trata de un prejuicio que no sólo ignora los datos de la realidad, sino que expresa una concepción de la sociedad que encuentra en el patriarcado un factor decisivo para asegurar la desigualdad de poder y las condiciones de su reproducción.

Milei hostiliza a la organización de les y las trabajadoras y al feminismo popular porque repudia la justicia social y la igualdad.

La jornada del 8 de marzo arrancó con el feminismo sindical en el salón Felipe Vallese de la CGT, marcando un hito en la historia de lucha en una expresión de unidad sin precedentes que refleja la fuerza que tracciona el movimiento en nuestro país. Allí se habló de la tarea invaluable que vienen realizando las trabajadoras comunitarias -que Milei se empeña en estigmatizar- para dar respuesta a las demandas más urgentes que se suscitan en los barrios, ese trabajo esencial  pero aún no reconocido que está salvando vidas.

Asimismo, la unidad se expresó en un documento que detalla cómo afecta a las y lxs trabajadorxs las medidas adoptadas por el gobierno nacional con la devaluación de la moneda, el congelamiento de los salarios, las jubilaciones y las prestaciones sociales, mientras todos los días se producen despidos en el sector público y privado, y aumentan sin freno los precios de los alimentos, la energía, el transporte, los alquileres, y los medicamentos. 

El escandaloso intento de legalizar la precarización laboral, junto a las imposiciones que pretenden cercenar el derecho de huelga, limitar la actuación de los sindicatos y reducir el alcance de los convenios, apunta a debilitar la organización colectiva de trabajadoras y trabajadores, que es decisiva para asegurar el derecho de todas las personas a trabajar en condiciones dignas, y para lograr la justicia de género en el mundo del trabajo.

Un Estado Nacional que se retira de su responsabilidad en las provincias, dejando a la población sin acceso a políticas públicas fundamentales. El feminismo sindical advierte que detrás de cada cierre de áreas y programas estatales hay trabajadorxs que pierden su fuente de ingresos, y detrás de cada despido hay derechos que se vulneran. La decisión del gobierno de cerrar la Agencia de Noticias Télam es una prueba palpable del autoritarismo que sustenta la campaña de descrédito hacia los medios públicos y alternativos. El proyecto Milei necesita amordazar esas voces, y desinformar a la población.

Mientras el transfeminismo se organizaba, el gobierno nacional no solo ajusta y hambrea al pueblo, también nos señaló como su principal enemigo, prohibió el lenguaje inclusivo, la perspectiva de género, la mención al 8 de marzo y anunció un descuento en el salario de trabajadorxs estatales que decidan unirse a la huelga transfeminista con un protocolo represivo vigente para desalentar cualquier movilización. Sin embargo, nada nos detuvo, el miedo lo perdimos hace mucho, porque unidas y unidxs somos potencia.

Este 8M desbordaron las calles en toda la Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires se colmó el Congreso y alrededores, desafiando con masividad y unidad el protocolo represivo de Patricia Bullrich y exigiendo dar de baja el DNU qué condensa un proyecto de gobierno antipueblo. 

Ph: Marita Costa

NOTICIAS RELACIONADAS

Género

ATE impulsa una estrategia jurídica para pelear por la reincorporación de les despedides del Cupo Laboral Travesti, Trans y No Binarie

“Los despidos de personas que ingresaron por el Cupo Laboral TTNB revictimizan a quienes ya han padecido violencias, les expone a riesgos concretos, y dificulta que puedan emplearse en otro lado cuando el Estado envía este mensaje de discriminación”, explicó la Secretaria de Género y Diversidad de ATE Nacional, Clarisa Gambera.

Leer Más >>

ÚLTIMAS NOTICIAS

cordoba

ATE repudió la violenta represión en Córdoba y exige a Bullrich y Milei que se hagan responsables por los heridos

“Esto es violencia institucional. No podemos naturalizar lo que está pasando. Estamos ejerciendo de manera pacífica nuestros derechos constitucionales. Están utilizando la fuerza de seguridad de una manera que pone en riesgo la democracia”, señaló Rodolfo Aguiar. La Policía de Córdoba disparó balas de gomas y lanzó gases lacrimógenos sobre los trabajadores.

Leer Más >>
La Rioja

ATE crece y se hace fuerte en La Rioja

El Congreso de ATE La Rioja definió hoy un plan de acción y una declaración con un repudio explícito a las políticas económicas del Gobierno Nacional, a los despidos y al desguace de los organismos nacionales en las provincias, así como un reclamo de urgente reincorporación de todos los compañeros despedidos.

Leer Más >>

PERIÓDICO MENSUAL