ATE

 

ROSARIO// Este día fue muy especial en el edificio de la Asociación Trabajadores del Estado de Rosario. La flamante placa recuperada del olvido encontró su lugar en la pared del edificio, donde un cúmulo de compañeros se encontraban con expectativas de recuerdos cercanos. Hace nada, 59 años los trabajadores inauguraban esta placa de puro bronce y corazón peronista, un año después del paso a la inmortalidad de María Eva Duarte, Evita. Comenzó rompiendo el silencio el Secretario General, Gustavo Martinez y siguieron en la palabra Raúl Daz, y los históricos dirigentes Vicente Militello, Miguel Peyrano y las compañeras María Bolzan Martínez y Chiche Dimarco. El acto contó con la grata presencia del abogado de la CGT de los Argentinos y compañero Eduardo Zanella, quien recordó momentos, lugares y personas de una lucha incansable por un mundo mejor.

 

El 7 de mayo de 1919, en el campo la Unión, frente a los toldos de Coliqueo, cerca de Junín, provincia de Buenos Aires, nació Evita, hija de Juan Duarte y Juana Ibarguren. Allí pasó toda su infancia hasta la muerte de su padre, a quien no pudo acompañar en su deceso porque la familia “legítima” le prohibió la entrada al velorio. Los caminos de su vida no estaban asfaltados para coronar estancias de terratenientes. A 60 años de la desaparición física de Eva pero no de sus vigentes ideales

 

""

 

La razón de mi vida

 

Hemos elegido del libro Memorias del Fuego de Eduardo Galeano uno de los tantos cobijadores de la Eva de los humildes. Como dice él cuándo la describe como el Hada rubia que abrazaba al haraposo y daba paz al desesperado, el incesante manantial que prodigaba empleos y colchones, zapatos y máquinas de coser, dentaduras postizas, ajuares de novia. Porque los míseros, dice Galeano, recibían estas caridades desde al lado no desde arriba, aunque Evita luciera joyas despampanantes y en pleno verano ostentara abrigos de visón.

Ahora no podemos en este sincero y grato homenaje que los trabajadores prodigamos este día dejar de nombrar el pensamiento propio de Evita visto por ella misma. Algunas de sus razones, más bien muchas de sus razones encontradas en las razones de su vida.

La razón de mi vida es un libro editado inicialmente el 15 de septiembre de 1951 por Ediciones Peuser, con una tirada de 300.000 ejemplares, y fue reeditado en numerosas ocasiones en los años posteriores. El libro fue firmado por Eva Perón en los tiempos en que ya estaba avanzada su enfermedad. No es una cronología de su vida sino un manifiesto de sus sentimientos, de sus sentimientos peronistas. A menudo no describe las propias opiniones de Eva Perón, sino las de Juan Domingo Perón con las cuales Evita manifiesta coincidir por completo Dividido en tres partes y emparentadas una con otra, “ Las causas de mi visión”,” Los obreros y mi visión” y “Las Mujeres y mi visión” , es el brote de su propia vida el entrañable amor a Perón .

 

""

 

De todos elegimos este fragmento que se cruza con la historia de las causas humildes, y que se relaciona indudablemente con la historia de los trabajadores…

"Hasta los once años creí que había pobres como había pasto y que había ricos como había árboles. Un día oí por primera vez de labios de un hombre de trabajo que había pobres porque los ricos eran demasiados ricos; y aquella revelación me produjo una impresión muy fuerte. Relacioné aquella opinión con todas las cosas que había pensado sobre el tema… y casi de golpe me di cuenta que aquel hombre tenía razón. Más que creerlo por un razonamiento, "sentí", que era verdad. … Este último paso del descubrimiento de la vida y del problema social lo da indudablemente mucha gente. La mayoría de los hombres y mujeres saben que hay pobres porque hay ricos pero lo aprende insensiblemente y tal vez por eso les parece natural y lógico. Yo reconozco que lo supe casi de golpe y que lo supe sufriendo y declaro que nunca me pareció ni lógico ni natural.

Sentí, ya entonces, en lo íntimo de mi corazón algo que ahora reconozco como sentimiento de indignación. No comprendía que habiendo pobres hubiese ricos y que el afán de éstos por la riqueza fuese la causa de la pobreza de tanta gente".

Este homenaje no es para compensar su lucha es para tenerla presente en el horizonte de nuestras practicas políticas, es para no olvidar su fuego sagrado.

Por eso y para finalizar y volviendo a las Memorias del Fuego de don Eduardo vale el final de ese párrafo maravilloso que encierra su destino junto al pueblo que desde los valores más humanos comprendiera en este corta pero intensa vida. Por el llanto se hace más comprensible día tras día, noche tras noche con antorchas de caravanas de dos semana de largo. Claro, dice Galeano al finalizar como no iban a suspirar los usureros, los mercaderes y los señores de la tierra…

Eva no fue perfecta pero fue la incesante búsqueda de la justicia “He hallado en mi corazón, un sentimiento fundamental que domina desde allí, en forma total, mi espíritu y mi vida: ese sentimiento es mi indignación frente a la injusticia. Desde que yo me acuerdo cada injusticia me hace doler el alma como si me clavase algo en ella. De cada edad guardo el recuerdo de alguna injusticia que me sublevó desgarrándome íntimamente".

 

""

 

Su obra benéfica no estuvo y ni estará asociada a la coquetería selecta. Sus treinta y tres dijeron basta un 26 de julio de 1952. La voz de un locutor anunció por la cadena nacional de radio: “A las 20.25 Eva Perón entró en la inmortalidad”. Dejando el recuerdo de su primera obra de teatro en memoria de los algodoneros chaqueños. El oro blanco de los explotados. Los diarios hablaron. Las calles mojadas lloraron su partida. Las masas en las calles desafiaron viento y lluvia. Sus descamisados, sus niños y sus viejos, sus trabajadores no la abandonaron nunca.

 

 

PRENSA ATE ROSARIO – 27/07/2012

NOTICIAS RELACIONADAS

(NULL)

Litio: El Oro Blanco

por CRISTIAN MATIAS BRIZUELA, SEC. GENERAL CTA A JUJUY El litio como esperanza alternativa para reemplazar a los combustibles contaminantes, fue descubierto en el año

Leer Más >>

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL