ATE

ATE acusa que el intendente lleva 30 días sin aparecer y que del Concejo Deliberante no se presentó nadie.

La ATE denunció que continúa sin tener respuestas por parte del intendente de la ciudad de Monte Quemado, Manuel Castillo, al pedido de restitución en sus lugares de trabajo y el fin de la persecución laboral que pesa sobre las y los trabajadores desplazados de sus cargos y denunció que la intransigencia del intendente “pone al borde del colapso institucional” al municipio.     

Con pedidos presenciales y notas el sindicato ha pedido tanto al intendente como al Concejo Deliberante una reunión para arbitrar el conflicto iniciado un mes atrás.  Desde ATE  señalan que el intendente realiza despidos masivos y traslado  sin que medie motivo alguno para tomar tal decisión. “Queremos que Castillo nos reciba y explique sobre estos despidos arbitrarios e injustificados y por el cambio de tareas que asigna trabajadoras y trabajadores municipales”, dijeron desde el sindicato.

Sobre este conflicto tomó intervención el Consejo Directivo nacional, que a través de su Secretario de Interior, Vicente Martí, se hizo presente en esta localidad. Al respecto Martí explicó que “vinimos hasta Monte Quemado para ver la situación que se nos expuso y, lamentablemente, nos encontramos con algo peor.  Castillo se maneja como un patrón de estancia, con viejas y sucias prácticas que antes eran comunes, pero que hoy son inaceptables”.

En una conferencia de prensa Martí  señaló “hace más de 30 días que no aparece el intendente en la Municipalidad y, además, en el Concejo Deliberante no se presentó nadie. Más allá del acto administrativo, nos parece un atropello que el Concejo no haya notificado aún a la intendencia sobre la resolución de dar marcha atrás con los traslados y despidos injustificados, como así también con el pedido de información y fundamentos de esta medida arbitraria”. “Castillo se cree que porque le quedan dos meses de mandato puede hacer lo que quiere”, precisó.

Por su parte el dirigente del CDP, Daniel Juárez, que está a cargo de la situación en Monte Quemado, retomó la situación generada por las elecciones locales y subrayó que “parece enojado por los resultados y tomó represalias contras las y los trabajadores por no haberlo votado. y agregó que “se consideran con inmunidad, se creen dueños del municipio, cuando son meros administradores por un período de 4 años. Ellos se manejan de esta forma y piensan que la gente va a seguir humillándose ante ellos y soportando las cosas que durante años les hicieron padecer”.

El dirigente también contó que por las últimas decisiones políticas “Monte Quemado está al borde del colapso institucional, por eso apelamos a la racionalidad de las autoridades del municipio y del Concejo Deliberante para resolver esta situación”.

Días atrás la titular del CDP, Elida Juárez, había señalado que  “desde que pusimos la delegación de ATE en Monte Quemado empezamos con problemas con el intendente. Querían que desaparezca nuestra delegación y estamos hace 3 años como delegación en la ciudad”. “Siempre nos rechazaron todos los permisos gremiales”, dijo.

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL