ATE

ATE repudió a los Municipios que hicieron caso omiso al otorgamiento de un bono de fin de año para sus trabajadores, en función del retroceso que tuvieron los salarios en relación a la inflación.

Luego que el Gobierno de San Luis otorgara ese plus de 40 mil pesos para los agentes provinciales, el gremio solicitó que los intendentes tomaran medidas similares en función de la pérdida del poder adquisitivo que se profundiza cada año.

Sin embargo, salvo los municipios con mayor cantidad de trabajadores  (en las ciudades con mayor cantidad de habitantes) casi no hubo “bono” para finalizar el 2022.

“Era algo de esperar por ahí, nosotros un poco preveíamos que esta situación podía llegar a pasar. La cifra que dio el gobierno provincial, y que nosotros aplaudimos, nos parecía un acto de justicia, era súper necesario entregar un bono de fin de año a los trabajadores provinciales. Nosotros siempre tenemos una mirada sobre estos anuncios del gobierno provincial que tienen llegar después de una u otra forma a los municipios. Bueno, en este caso no se dio”, lamentó Fernando Gatica, secretario general de ATE San Luis.

Si bien los municipios “grandes” pagaron el bono, otros, como Villa de Merlo, no lo hicieron. “Lo venimos diciendo desde hace mucho: una muy mala gestión que está llevando adelante el intendente de Merlo (Juan Álvarez Pinto), porque podría haber asegurado como otros municipios, quizás con fondos propios, y después realizar gestiones ante la provincia como lo han hecho otros municipios. Acá se priorizó lo político, de no ir a golpear las puertas de Terrazas del Portezuelo”, agregó el sindicalista.

Además de Merlo, hubo otros municipios, encabezados tanto por intendentes de Juntos por el Cambio como por jefes comunales afines al oficialismo provincial, que tampoco abonaron el plus y ni siquiera gestionaron un envío de fondos extra del Gobierno para afrontarlo.

“Este tipo de acciones demuestra que el personal es un gasto o que realmente los intendentes no tienen como prioridad o una cuestión importante el bienestar de sus trabajadores y trabajadoras”, analizó Gatica.

Por otra parte, el dirigente evaluó que durante la presidencia de Alberto Fernández, los salarios del sector público perdieron “entre un 20 o 25 por ciento”, aunque remarcó que la pérdida es mayor, ya que la inflación solo es un número de referencia.

En este punto, rechazó la idea del ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, de establecer un tope del 60% en las paritarias de este año, ya que especula con que la inflación se ubicaría en ese porcentaje. Alcanzaría tanto al sector público como privado.

“No parece, por cómo venimos (que la inflación sea del 60%). El 60% que plantea Massa por ahí es un 60% que seguramente tiene que ver con el acuerdo con el FMI”, resaltó, y añadió: “Las proyecciones dicen que va a ser mucho más de 60% entonces no podemos de entrada nomás empezar a limitar esta situación porque muchos gremios de la parte privada están viendo de que las paritarias no tengan más de tres meses de duración y me parece lo correcto. Nosotros acá en la provincia decimos que el salario se debe revisar mes a mes”.

Por www.sanluis24.com.ar

NOTICIAS RELACIONADAS

ÚLTIMAS NOTICIAS

PERIÓDICO MENSUAL