• CABA

    21 de agosto de 2020

    Años de desfinanciamiento ponen en riesgo de colapso a los hospitales de CABA

    De las 700 camas de internación que se perdieron durante años de vaciamiento, durante el ASPO se recuperaron sólo 130.

    El Secretario Adjunto de ATE Nacional, Rodolfo Aguiar, participó hoy de un acto en el Hospital Durand en homenaje a tres enfermeros fallecidos. Allí manifestó: “A pesar de que el aislamiento preventivo temprano de la población fue una medida acertada, no todos los distritos lo aprovecharon de la misma manera para fortalecer el sistema sanitario”. Sobre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dijo: “Los años de desinversión y vaciamiento ponen en riesgo de colapso a todos los hospitales. De las 700 camas de internación que se perdieron en la última década, solo se pudieron recuperar 130, totalizando en este momento 450”.

    “Aquí no existió sólo desidia, negligencia o impericia en la gestión, hubo dolo y se pretendió beneficiar a los sectores privados reorientando la demanda de atención y las prestaciones. Larreta, Santilli y Quiroz no van a arreglar esto por las redes sociales. Han decidido hacer de la enfermedad un negocio y nunca pensaron en que el acceso a los servicios de Salud es un derecho humano esencial del pueblo. En CABA hay 35 hospitales, de los cuales 20 son monovalentes y 15 generales de agudos. En todo los casos funcionan sólo por el esfuerzo de los trabajadores y la mayoría de las áreas están saturadas”, apuntó Aguiar.

    A pesar de las declaraciones del ministro de Salud porteño, en las que sostuvo que hay una baja de casos en la Ciudad, lo cierto es que esta semana hubo un salto elevado en el país, llegando a un récord de 8.225 en un día.

    En el marco de la recorrida, Aguiar expresó: “La falta de personal y de protocolos para la atención es alarmante, y la provisión de elementos de protección personal es insuficiente en cantidad y calidad. Los trabajadores de la Salud contagiados superan los 6.700 casos en este momento, y hay que tener en cuenta que cuando un agente se enferma tiene que dejar el trabajo, pero también por contacto estrecho el equipo o turno completo es aislado de manera obligatoria”. En esta línea, el dirigente agregó otro dato alarmante: “Un paciente con Covid-19, en promedio, necesita 20 días de terapia. Cada 1.000 contagios el 5%, es decir que 50 ocuparán una unidad de terapia intensiva. En este momento la señal que se enciende ya no es amarilla, es directamente roja”.

    Ante los intentos de algunos dirigentes opositores por reducir el salario de las y los trabajadores estatales, Aguiar replicó: “Si algo nos mostró la pandemia es la importancia vital de la Salud Pública y de todo su recurso humano. El coronavirus nos iguala a todos. A las guardias llegan los que se encuentran sin cobertura de obra social, pero también los que tienen prepagas, y los trabajadores no preguntan: Siguen arriesgando sus vidas para defender las de todos”.

    El referente de ATE a nivel nacional además evaluó: “La pandemia atraviesa su peor momento, con un récord de contagios y fallecidos a nivel nacional. Tenemos que seguir estando junto a quienes más sufren este flagelo, que son los hospitalarios. El riesgo de contraer la enfermedad es para ellos hasta tres veces mayor que para el resto de la población”.

    Tras el acto en el Durand, el Coordinador del Sector Salud de ATE Nacional, Rodolfo Arrechea, manifestó: “Hubo que empezar de forma muy temprana la cuarentena para poder fortalecer al sistema de Salud, para poner a los hospitales de pie, dado que estábamos 20 metros bajo el agua, con faltantes de personal, con 700 camas que se habían perdido y que equivaldrían a haber cerrado por completo, por ejemplo, el Hospital Durand y el Hospital Santojanni juntos”.

    “El Gobierno de la CABA intentó suprimir cinco hospitales para hacer un centro en el Hospital Muñiz, y desde ATE nos opusimos porque se trata de hospitales monovalentes, que son únicos en Latinoamérica. Hubiese sido un grave daño para la población, y si eso hubiera pasado, hoy estaríamos en una situación sanitaria gravísima y mucho más delicada”, agregó Arrechea.

    El dirigente también dijo: “Es preocupante además el agotamiento de nuestros médicos, enfermeros, técnicos, camilleros y administrativos. Ya son muchos meses de pandemia, y se eliminaron las licencias, las vacaciones, los francos, las licencias por estrés. El personal necesita rotar en el descanso para evitar también, de esa manera, tanto contagio”.

    “Queremos también exigir el pase a planta permanente de los 3.000 enfermeros y enfermeras que contrataron por la pandemia, porque estábamos trabajando con una falta de personal que, aún hoy, está ocurriendo. Por cada trabajador o trabajadora que se contagia, hay cuatro o cinco más que tienen que dejar de prestar sus funciones por contacto estrecho” avisó el compañero Arrechea.

    “Ya hay 6.700 trabajadoras y trabajadores de la Salud contagiados solamente en CABA, y en todo el país el número asciende a 20 mil. Además, ya son 65 los compañeros y compañeras que han fallecido. Ningún trabajador o trabajadora sale de su casa para perder la vida, y los y las de la salud estamos dejando todo”, cerró el referente de ATE del sector Salud.

    Prensa ATE


    Relacionados