• Nacional

    30 de junio de 2020

    Salud y seguridad: Prioridades de la organización

    Compartimos este informe publicado en la edición virtual de junio de El Trabajador del Estado, a 100 días de la pandemia y en el marco del 27 junio.

    A casi 100 días del inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio establecido por el Gobierno Nacional en respuesta a la pandemia de COVID-19, en el país se da un fenómeno polarizado: por un lado, el AMBA concentra el 90% de los casos y está latente la discusión para volver a la fase 1 de ASPO, mientras, en el resto del país –salvo regiones puntuales- se pudo transicionar hacia otras fases como la Reapertura progresiva o la Nueva normalidad. En este contexto, el cuidado de la salud de lxs trabajadores continúa siendo prioritario para ATE, en todo el país y en todos los niveles del Estado.

    Click acá para decargar el periódico de ATE de junio

    A partir de una propuesta elaborada por ATE y la CTA-A, y en el marco de la gestión articulada con el Gobierno Nacional en las mesas de trabajo permanente con el Ministerio de Salud, el 8 de junio se logró  la promulgación de dos leyes cruciales para trabajadores esenciales y del sector Salud, que se añade al reconocimiento del COVID-19 como enfermedad profesional y al otorgamiento del bono para trabajadores de Salud.

    La 27.549 establece la exención transitoria en el Impuesto a las Ganancias  para las horas extras, guardias y adicionales (desde el 1° de marzo de 2020 y hasta el 30 de septiembre de 2020, prorrogable), y una pensión graciable y vitalicia que alcanza a familiares de trabajadores que fallezcan como consecuencia del COVID-19.

    La norma alcanza a personal de Salud, Fuerzas Armadas, de Seguridad, de la Actividad Migratoria, Aduanera, Bomberos, recolectores de residuos domiciliarios y recolectores de residuos patogénicos; que presten servicios relacionados con la emergencia sanitaria establecida por Decreto N° 260/2020 y las normas que lo extiendan, modifiquen o reemplacen.  

    La Ley 27.548, en tanto, crea el Programa de Protección al Personal de Salud ante la pandemia de coronavirus COVID-19 que, entre otras medida, dispone la conformación de un Comité Operativo de Emergencia con representación de organizaciones sindicales y gremiales, organizaciones científicas y de diversidades, en el que además  de ATE y la CTA-A participarán Fesprosa, UPCN y la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad de Argentina (FATSA).

    Según cifras oficiales, son 3.100 lxs trabajadores del sistema sanitario afectadxs por COVID-19 (cerca del 8% del total), lo que destaca de la urgencia y necesidad de este tipo de medidas, en articulación con las organizaciones.

    En el marco del plan, además, se están realizando encuestas  anónimas a trabajadores de Salud sobre las posibles situaciones que permiten el contagio de COVID-19 en el ámbito hospitalario, haciendo hincapié en la capacitación, provisión y utilización de Elementos de Protección Personal (EPP). Hasta el momento se pudo mapear 28 hospitales nacionales, ubicados en la provincia de Buenos Aires y CABA, a los que en los últimos días se sumó Chaco y Chubut.

    Orestes “Beto” Galeano, titular del Instituto de Salud y Seguridad Laboral e integrante de la Coordinación Nacional de Salud de ATE informó que, del análisis de los primeros resultados, se pudo observar como principal problema la falta de supervisión en la utilización de los EPP.

    Por su parte, Flavio Vergara, paritario nacional y también parte de la Coordinación Nacional de Salud, destacó el modelo de la encuesta, que es anónima, participativa –porque los sindicatos la coordinan- y federal. Explicó que el estudio tiene como objetivo último elaborar medidas preventivas y reparadoras, sobre la base del conocimiento producido.

    A su vez, el dirigente se refirió a la importancia de lo que se viene construyendo en este contexto: "La integración de la mirada de lxs trabajadores de Salud en el marco de la crisis nos deja en un umbral para profundizar la discusión de tener un sistema integrado de Salud, donde podamos avanzar en la construcción de una paritaria nacional de Salud, con un piso de dignidad para todo el país y que aquellos distritos puedan dar mejoras".

    Desde la  Coordinación Nacional de Salud continúan reclamando, tal como se plantea en las reuniones periódicas con lxs funcionarixs de la cartera sanitaria, la necesidad de la participación de las organizaciones en todos los comité de crisis de los hospitales y, asimismo, en el Consejo Federal de Salud que todos los meses reúne al Ministerio nacional con los ministros provinciales del área.

    Otra de las iniciativas que disparó el Programa de Protección del Personal de Salud es la realización de cursos de Formación sobre habilidades clínicas para uso de EPP frente a casos de COVID-19, a cargo del Instituto Nacional de Formación Técnica y del Programa Nacional de Formación de Enfermería. Participaron compañerxs de ATE de todo el país: dos grupos lo hicieron de manera presencial y otros cuatro, con modalidad a distancia.

    Reconocimiento

    Otra de las preocupaciones planteadas por la Coordinación de Salud en ATE es en torno al pago del bono de Salud. En junio se terminó de cobrar el correspondiente al mes de abril, por lo que se verifica un retraso, puesto que ya se debería haber liquidado mayo.

    No obstante, destacaron: “Se está trabajando sobre una hipótesis de 640 mil trabajadores y trabajadoras de la Salud de todos los niveles y dependencias, con lo cual se estaría alcanzando, en un proceso inédito de relevamiento de datos que no existían, un buen marco de cobertura del bono para los trabajadores y trabajadoras”.

    Y aclararon que en el caso de trabajadorxs de establecimientos sin internación o de primer nivel de atención el proceso es más complicado, ya que se operativiza mediante el refuerzo de partidas del Programa SUMAR.

    En paralelo, manifestaron que el objetivo es que el bono quede instituido como parte del salario, como una primera recomposición salarial al interior del sistema de Salud.

    Por condiciones de trabajo dignas y seguras

    Otro de los ejes centrales del accionar de ATE en relación a lxs trabajadores del Estado Nacional es el fortalecimiento de las comisiones CYMAT (condiciones y medio ambiente del trabajo).  En ese ámbito el sindicato propuso que, además de las delegaciones que hay por ministerio u organismo descentralizado, se conformen subdelegaciones en cada dependencia.

    “El objetivo es que cada subdelegación pueda velar para que el trabajo, o la vuelta al trabajo, se dé en condiciones dignas y seguras”, precisó el dirigente nacional Flavio Vergara. Esto se concretó con la firma de dos actas con las autoridades, sin embargo, ATE sigue señalando la necesidad de que se acelere su implementación.

    En tanto, en las provincias y municipios el cuidado de la Salud de lxs trabajadores del Estado también es central en el accionar sindical de ATE, a partir de propuestas y demandas ante las autoridades,  tanto por el pago del bono de Salud como para que se garanticen las  condiciones sanitarias. También se producen y reparten EPP y se brindan capacitaciones, entre otras medidas.

    En la provincia de Buenos Aires, el plenario que reunió a 74 delegadxs de Salud reafirmó la necesidad de que se  conformen Comités de Crisis en los hospitales provinciales, municipales y nacionales, así como la sede de la cartera sanitaria, en la Escuela de Sanidad y Regiones Sanitarias.

    En Chaco, la segunda región más afectada luego del AMBA (3,6%) y también segunda en fallecidxs (8,1%) (Datos del IDEP Salud), el Consejo Directivo Provincial denunció que la situación de la salud pública se ve agravada desde hace años por la inmensa precarización laboral.

    En Río Negro, donde se concentran el 1,6% de lxs afectadxs, ATE acordó con el ejecutivo protocolos de cara a la reapertura de la administración pública prevista para el 22 de junio, algo que se dará sólo en los departamentos que han pasado a la fase 5 de la cuarentena.

    En Córdoba -con el 1,3% de afectadxs- el plenario de delegadxs de toda la provincia alertó sobre la falta de trabajadorxs en los hospitales. Asimismo, se planteó la mala calidad y algunos faltantes de EPP e insumos, y se reclamó por una política de testeos más efectiva.

    Prensa ATE


    Relacionados