• Río Negro

    10 de septiembre de 2019

    Con alta adhesión al paro y silencio oficial, ATE llama a un plenario

    En las próximas horas el sindicato definirá lugar y fecha de la reunión de secretarios generales. Hoy hubo grandes concentraciones de estatales.

    Ante la ausencia de respuestas del Gobierno de Río Negro y el silencio de Casa Rosada a los reclamos de ATE, el sindicato confirmó que en los próximos días realizará un plenario de secretarios generales para definir la intensificación de medidas de fuerza y movilizaciones en varios rincones de la provincia.

    "Los estatales rionegrinos volvimos a calle ante la negativa silenciosa del gobierno. Será necesario profundizar las protestas en toda la provincia", anticipó el secretario general electo de ATE Río Negro, Rodrigo Vicente. 

    "Vamos a llamar a un plenario de secretarios generales para debatir y marcar la agenda de lucha necesaria hasta que el gobierno tome conciencia de la realidad que viven los trabajadores", agregó.

    La de hoy fue una jornada con alto acatamiento al paro en la administración pública provincial, organismos del Estado nacional, oficinas y servicios municipales. Sólo hubo guardias mínimas en la mayoría de los hospitales y los porteros de Escuela adhirieron a la medida casi en su totalidad.

    Fueron multitudinarias las concentraciones. En los puentes que unen Cipolletti con Neuquén, miles de pecheras verdes visibilizaron el principal reclamo de ATE: la reapertura paritaria para negociar un aumento salarial que recuperar el poder adquisitivo perdido en el último mes. 

    En la ciudad de Bariloche hubo también una llamativa protesta frente al lago Nahuel Huapi, a la altura del kilómetro 1 de avenida Bustillo y fue convocante la solidaridad de ATE Río Negro a los estatales en lucha en Chubut. Cientos de trabajadores de San Antonio Oeste y Sierra Grande cortaron la ruta de acceso a Arroyo Verde. 

    Otros de los reclamos que atravesó la jornada de ATE en todo el país fue el rechazo por insuficiente al aumento unilateral del salario mínimo vital y móvil decretado por el ministro Dante Sica en el Consejo del Salario. El monto en tres cuotas no cubre ni siquiera la mitad de la canasta básica de $31.200 que necesita una familia argentina para sobrevivir y desmejora las condiciones para fijar un umbral de dignidad en los salarios sociales complementarios de los trabajadores de la economía popular. 

    ATE pidió también que los trabajadores del Estado nacional despedidos desde el 10 de diciembre de 2015 sean reincorporados en sus funciones y demandó un aumento de emergencia a los jubilados, excluidos de las medidas paliativas adoptadas por el Ejecutivo nacional.

    Prensa ATE Río Negro


    Relacionados