• Rosario

    15 de abril de 2019

    "La ciencia también está bajo la línea de pobreza"

    Más de 2100 investigadores/as jóvenes ven coartadas sus posibilidades de continuar en el sistema científico.

    Trabajadores y trabajadoras del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), organizados en ATE, llevaron adelante una “jornada de lucha” en todo el país para conmemorar el Día del Científico y visibilizar la preocupante situación que atraviesa el organismo estatal. En Rosario la convocatoria fue en Ocampo y Esmeralda, frente al Instituto de Biología Molecular (IBR) con una olla popular y asamblea para visibilizar el reclamo.

    “Es una jornada de lucha en el marco del día del investigador. Nos gustaría que fuera el día del trabajador de ciencia y tecnología para que involucre a todos los trabajadores del área. La premisa es la ciencia bajo la línea de pobreza. Estamos en una situación crítica a causa del ajuste y los bajos salarios que no superan el mínimo de la canasta señalado por el Indec”, expresó, Martín Leonard, becario del Instituto de Física y delegado de ATE.

     “Luego de más de 8 años de formación en el sistema público de ciencia, lo que incluye 5 años de doctorado, 2 ó 3 años de postdoctorados, publicaciones de libros y artículos en revistas científicas, participación en congresos y múltiples tareas de formación, todo esto sin contar con derechos laborales básicos (como licencias, aguinaldo, aportes, etc.), más de 2100 investigadores/as jóvenes ven coartadas sus posibilidades de continuar en el sistema científico. La poca posibilidad de inserción en otros organismos del estado, como así también en las universidades, implica que recursos públicos que fueron destinados a la formación de estos investigadores/as sean desperdiciados”, expresaron los representantes gremiales del organismo en un reciente comunicado.

    La imposibilidad de inserción de loas y las jóvenes investigadores/as profundiza el desguace de los grupos y centros de investigación, sumándose a lineas de financiamiento que desaparecen y subsidios para proyectos de investigación que en el mejor de los casos llegan a cuentagotas y con montos tan devaluados que imposibilitan la concreción de los objetivos originalmente planteados en los mismos.

    “Esta drástica reducción en la cantidad de ingresos (de 900 en 2015 a 450 en 2019) es una expresión más de la crisis en la que se encuentra el CONICET, generada por el gobierno de Cambiemos y personificada en el actual Secretario de CyT, Lino Barañao, y el presidente del Conicet, Alejandro Cecatto, con el Directorio relegado al lamentable rol de administración de la crisis”, concluyeron.

    ATE Rosario


    Relacionados