• ATE

    12 de marzo de 2019

    Vocal CDN ATE

    Lo que el hanta nos dejó

    Lo que el hanta nos dejó

    Pasado el brote de Hantavirus, que este año se llevó las vidas de 11 ciudadanos del pueblo de Epuyén  y la Comarca Andina, tenemos que rescatar y destacar el esfuerzo y compromiso puesto de manifiesto por las y los trabajadores de salud de los estados  Municipal , Provincial y Nacional desde los hospitales de Epuyén y Esquel y el Anlis  Malbrán, coordinados por  el ex Ministerio de Salud  que, más allá de los bajos salarios, la precariedad laboral y  las  malas condiciones de trabajo, lograron articular acciones para atender a los pacientes, aislar a los contactos, diagnosticar los casos, identificar el genoma de la cepa del virus Andes, demostrar la transmisión persona a persona y  contener el brote en ese territorio .

     La presencia del Estado,  indispensable para garantizar la vida de la población, se vio severamente afectada por el brutal ajuste neoliberal y la tercer reforma del Estado macrista.

     Porque lejos de ser sólo un problema del sistema de salud nos encontramos que, rastreando el origen del brote, el primer caso positivo es el de un trabajador desocupado que se adentro en el bosque a recolectar hongos para garantizarle  la subsistencia a su familia .  Desde allí, el virus se diseminó en la fiesta fatal de cumpleaños y comenzó a desparramarse por una importante parte de la comunidad.

    Entonces, vemos que la presencia del Estado fue reducida al mínimo por el recorte del programa de vectores, del actualmente degradado Ministerio de Salud de la Nación:

    Porque fueron despedidos 9 biólogos del Ministerio de Ambiente, que estudiaban la circulación, entre otros, del ratón colilargo.

    Porque despidieron a 75 brigadistas de Parques Nacionales, algunos de los cuales tenían que trabajar en prevención en la zona. Porque en el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social No tuvieron suficiente capacidad para la promoción de micro-emprendimientos.

     Porque las familias, golpeadas por la muerte, y la comunidad de la Comarca Andina atemorizados, angustiados y con su actividad económica diezmada necesitan ahora de la acción de más  Estado, del ANSES , la Andis  y el PAMI .

    Simultáneamente, se produjeron incendios en Trevelin, en la estación experimental del INTA cerca de La Represa de Futaleufú, que provee energía a la zona.

     Todas estas dependencias del Estado Nacional desplegadas sobre el territorio de nuestro país son una  gran red qué contiene y garantiza las condiciones de vida digna de nuestro pueblo. Forman el entramado social que se conecta a través de las rutas que construye Vialidad Nacional, los Aeropuertos que controla ANAC y que el Servicio Meteorológico Nacional asiste.

     El achicamiento y desguace del Estado daña esa red estatal. Hace peligrar esas condiciones de vida a niveles que  son imprevisibles en su gravedad y profundidad.

     El crecimiento descomunal de la Deuda Externa, la  fuga de capitales, la apertura indiscriminada  a los mercados, las empresas transnacionales,  la mega-minería contaminante, los agronegocios, la entrega de territorios protegidos, nos dejan al borde de la pérdida de la Soberanía Nacional.

    Resulta entonces imperioso defender el rol del Estado como el único capaz de frenar la voracidad de Mercado y terminar con este gobierno Neo Oligárquico, construyendo con la más alta unidad,  un gran Frente Patriótico Nacional para terminar con el saqueo y para poner proa a la construcción de una Patria con Justicia Social.


    Relacionados