• ATE

    24 de enero de 2019

    Opinión

    Por Daniel Godoy

    IDEP Salud, ATE Nacional

    Hantavirus y el Estado que no está

    Es evidente que el brote de Hantavirosis en nuestro sur argentino, es una muestra de nuevos comportamientos de las enfermedades por un lado, y de la extrema debilidad en que ha quedado el Estado y el sistema público de Salud para responder a estos eventos de enfermedad colectiva, o amenazas de ello.

    Los profundos cambios producidos en los ambientes y sus componentes, con tanto extractivismo, hidrofractura, megaminería, agrotóxicos y demás, también producen alteraciones en los comportamientos de las enfermedades.

    La proliferación de roedores y por ende la posibilidad de generarse nuevas y distintas enfermedades transmitidas x ellos (hanta, leptospirosis, etc), son parte posible del nuevo tablero epidemiológico de la región en el siglo XXI.

    En éste caso, un tipo de virus (aunque ya conocido) que produce, a diferencia de otros, contagio de persona a persona y alta letalidad.

    Un evento epidemiológico de carácter previsible y estacional como éste, desnudó desincronizaciones, discursos contradictorios, ausencia o tardanzas de los programas nacionales (salvo MALBRAN/ANLIS), insumos faltantes, falta de personal para acciones de prevención/detección comunitaria, etc.

    Y todo, como siempre, disimulado por el compromiso y el esfuerzo de lxs trabajadorxs y las organizaciones de la propia comunidad (como la CTA local) que se movilizó y reclamó por los procedimientos oportunos y necesarios.

    El desfinanciamiento extremo del presupuesto de Salud Nacional (40 % promedio), el vaciamiento de los programas federales, la cesantía de trabajadorxs, el corte de compra de insumos, y la reducción de rango institucional del Ministerio a Secretaría componen los trazos que dibujan la caricatura que hoy queda del Ministerio que creó el gran Ramón Carrillo.

    No se puede tapar el sol con las manos. Las políticas CUS que impulsa el gobierno de Macri constituyen la fase de depredación más aguda en décadas de desmantelamiento y abandono de los sistemas de protección pública de salud.

    No hay ninguna posibilidad de esperar algo bueno de este gobierno en materia de derechos colectivos, simplemente porque descreen del Estado, y porque para ellos, todo se resuelve en el territorio del mercado.


    Relacionados