• Nacional

    12 de julio de 2018

    “Si esto avanza, no habrá jubilaciones para los próximos jubilados”

    Olivia Ruiz y otros miembros del Centro Nacional de Jubilados estuvieron en La Pampa, donde se reunieron con jubilados/as de esa provincia.

    Olivia Ruiz, miembro del Centro Nacional de Jubilados de ATE y candidata a Secretaria de Previsión Social Nacional de la CTA Autónoma, estuvo en La Pampa donde se reunió con jubilados/as estatales de esa provincia. En ese marco, advirtió sobre el regreso de las AFJP y trazó un panorama muy complejo para el sistema previsional argentino con las políticas que lleva adelante Cambiemos. Reivindicó la lucha de las y los jubilados por más de 25 años. A su vez, se refirió al proceso electoral de la Central, que se realizará el 8 de agosto.

    De la reunión también participó Noelia Guzmán, también del CNJ de ATE.

    Lo hizo en diálogo con el medio pampeano Plan B Noticias y manifestó que la recorrida en la provincia surgía “por la situación crítica que atravesamos en el sector previsional y la seguridad social en su conjunto, y haciendo campaña para que los compañeros vengan a votar a las elecciones y, sobre todo, para asumir un compromiso para defender el sistema previsional”.

    La candidata a ocupar la misma secretaría en la CTA provincial es la militante y dirigente estatal, Susana Bellino.

    “En La Pampa en particular, el sistema previsional  provincial, según el Gobernador, estaría asegurado, pero el avance del FMI sobre los derechos del Anses y la propuesta a los gobernadores de la transferencia de las cajas, los incluye, con lo cual, evaluamos que si esto avanza más a cinco o seis años, no habrá jubilaciones para los próximos jubilados”, analizó.

    En este sentido, Ruiz dijo que hay que involucrar a la mayor cantidad de personas en la defensa del sistema previsional. “Tenemos que tratar de involucrar en esto a los trabajadores en actividad. La transformación del sistema, a una especie de AFJP y un subsidio a la vejez para los que no van a poder aportar por cápita individual, se aprobó en el proyecto de Ley de Reparación Histórica y blanqueo de capitales. Está todo escrito en la ley y ellos lo vienen cumpliendo”, indicó.

    “Lo que ocurrió el 18 de diciembre de 2017, es parte de esa propuesta y ahora queda la transferencia de las 13 cajas que quedan a Nación y luego el desguace del sistema, que van a diferenciar, usando el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses para cualquier cosa y no para el pago de la jubilaciones y no requiriendo aportes patronales, que habría que restituir para que se equilibre el sistema que sea público, solidario y de reparto, como pretendemos”, dijo.

    Ruiz agregó que la previsión social es una cuestión intergeneracional. “Yo aporto, el  otro aporta, para que otros después reciba los beneficios de ese aporte y a medida que voy creciendo, los beneficios los voy recibiendo yo. Esa sustentabilidad y equilibrio del sistema se garantiza si no hay trabajadores precarios, si los aportes patronales son los que debe ser y usándolo para lo que corresponde”, afirmó.

    —¿Hay una vuelta a las AFJP?

    —Sí, ya. La PUAM (Pensión Universal para el Adulto Mayor), que mandata la reparación histórica, es el 80% de lo que hoy es el haber mínimo de la jubilación para el ANSES, es un subsidio a la vejez. Y la otra parte, va a ser por cápita. Hay un trío de notables en el Ministerio de Trabajo, mandatado por la Reparación Histórica, que analiza el sistema y va a proponer la privatización y un sistema de cápita, sistemas mixtos que funcionan en países como Chile, que está tratando de volver al sistema de reparto y la gente no cobra jubilaciones, porque la capitalización individual te garantiza durante un término de años, la división de todos los aportes que hiciste, pero con una inflación como la de este año, al rato no tenes aporte. Lo que te ahorraste, no te sirve para nada. El reaseguro es la solidaridad y no hay otra forma. Nosotros sabemos que se puede.

    —¿Cómo se frena esto?

    —Con masividad, con involucramiento de los trabajadores en actividad y con un fuerte reconocimiento a la lucha que hace más de 25 años que hacen los jubilados. Por ejemplo, Norma Plá. La lucha de Norma Plá es la lucha que tienen que llevar adelante el conjunto de los trabajadores, para garantizar que el sistema lo administremos y definamos los trabajadores y no los gobiernos de turno, que lo único que han hecho es sacarnos plata de los fondos que teníamos para garantizar la seguridad social.

    Olivia Ruiz relacionó la política previsional de Cambiemos con la CUS (Cobertura Única de Salud). “Allí están incluidas no solo las obras sociales, sino también el PAMI, que es el sistema de salud más grande de Latinoamérica, que va a dejar de cubrir como obra social, para pasar a la CUS y no cubrir nada”.

    —De hecho, ya hay inconvenientes, hay problemas con prestadores médicos.

    —El desfinanciamiento del PAMI es atroz, del fin del 2015 a la fecha, con menos prestaciones, el avance de corporaciones farmacéuticas, el avance de las corporaciones médicas e incluso la queja anterior de los acuerdos con colegios médicos, es una nimiedad que sigue influyendo, pero ante las corporaciones extranjeras, es una cosa muy pequeña.

    Dentro de poco vamos a tener la atención de un médico de cabecera en un hospital público en el marco de la CUS y luego pagá todo lo demás. Y si te queres operar, no hay operaciones. La gente del PAMI espera audífonos, prótesis dentales y turnos para enfermedades críticas durante meses y meses. Y no hay.

    —¿Cómo hace un jubilado para vivir con la mínima?

    —No vive con la mínima. En el Gran Buenos Aires y la Capital Federal, los jubilados están dejando de pagar los servicios y viviendo como pueden. O viven con los hijos y en realidad, hay otro problema que es cultural y de expectativa de vida. Los adultos mayores, que antes ingresaban a los 60 años, ahora no son adultos mayores. Somos jóvenes en plena actividad, son muy grandes. Ya lo dijo (Christine) Lagarde, que vivimos demasiado. Y que hay que hacer algo. Y el algo, es intentar matarnos.

    El tema es que si no tenés cobertura es como los pibes. Si el Estado no da garantías para el buen vivir, con el derecho a la educación, la salud, la nutrición, hay una especie de genocidio por planificación, porque planifican no darnos y los más vulnerables son los pibes y los viejos. Y para estos gobiernos, como el gobierno nacional, nosotros no somos sujetos de derechos, somos clientes de un servicio prepago, un gasto. Un servicio que se paga. Si el estado paga, debe recibir como reciprocidad y esa reciprocidad es como cliente y no como sujeto de derecho. Y esto es una cuestión cultural muy profunda que lleva a los jubilados a la peor de las situaciones.

    —No se ve el compromiso del joven, que puede estar en esta misma situación en algún tiemp

    —Porque han ocurrido muchas cosas en el país, según mi forma de ver. Partamos de la Dictadura Militar, el innombrable del 90 y el quiebre de las garantías de seguridad social, el 2001. Todas las cosas que ocurrieron generaron sujetos con concepción individual, no una concepción colectiva donde uno se salva con el otro, sino el que yo me salvo yo y el otro no me importa. Esa concepción quiebra la participación en el inconsciente colectivo y el otro piensa, ¿cuándo voy a llegar a la vejez yo? Dentro de 30 años y como la expectativa de vida es más, me preocupo por ser joven, por hacer ejercicio, por ser linda, por parecer, por ser Susana Giménez o Mirtha Legrand.

    ¿Cuántas abuelas de antes parecían abuelas? Ahora parecen vedettes, esas cosas, que son casi antinaturales, que no tiene que ver con el crecimiento que plantean los pueblos originarios, de empoderarse con la experiencia y los saberes que da la vida, eso está devaluado y entonces, nadie quiere llegar a ser viejo y por ende, nadie quiere jubilarse y nadie se quiere hacer cargo que no se va a poder jubilar y que la vida sigue y sigue. Hay que aspirar a jubilarse y en las mejores condiciones, porque uno trabajó 30 o 40 años. Y aunque no lo haya hecho en blanco, uno trabajó. La gente trabaja todo el tiempo y la aspiración de ser un jubilado, para disfrutar del jubileo, debería ser una aspiración. El quiebre cultural al que el neoliberalismo y las prácticas liberales nos han llevado, hace que no aspiremos, que queramos retardar siempre la llegada a ser adulto mayor y en lugar de gozar la experiencia, lo que le tenemos es muchísimo miedo. Me salvo yo y el otro no me importa.

    Fuente: Plan B Noticias 


    Relacionados