• Río Negro

    10 de julio de 2018

    ATE rechaza las amenazas de despidos del Intendente de Sierra Grande

    El jefe comunal Nelson Iribarren expreso: “se detectan muchos becados con certificados médicos, otros van cuando quieren, por eso se hará un control”

    ATE se declara en alerta frente a la persecución sindical de Iribarren y posibles despidos

    El Intendente busca deshacerse de trabajadores precarizados, bajo la falsa excusa de ser ñoquis y apunta contra los Delegados Gremiales Sierra Grande  

    Profunda preocupación y malestar generaron en la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) de Río Negro las expresiones del Intendente macrista de Sierra Grande, Nelson Iribarren, cuando amenazó con echar a trabajadores del Municipio como parte de un ajuste que podría alcanzar los 500 mil pesos, bajo la excusa de inasistencias y tareas gremiales.

    La encargada en responderle fue Alicia Huencho, referente de la localidad y miembro con Consejo Directivo Provincial de ATE: “En primer término, hay que aclararle a Iribarren que el personal al que denomina becado, son 200 trabajadores precarizados que cumplen tareas en la sede municipal y en hospitales, que cobran entre 3500 y 5000 pesos y que, en su mayoría, están afiliados a ATE”.

    Asimismo, la dirigente minimizó la necesidad de reducir los gastos frente a un escenario de crisis generada por el Gobierno Nacional, y denunció que el municipio contrata empresas que hacen reparaciones que podrían realizar los mismos trabajadores de la comuna.

    En este mismo sentido, Huencho rechazó las declaraciones de Iribarren que confunden empleo con caridad y sostienen que los trabajadores no cumplen con la tarea encomendada.

    El intendente expresó: “Se detectan muchos becados con certificados médicos, otros van cuando quieren, y es injusto para los que cumplen, por eso se hará un control. Hoy los ingresos de coparticipación alcanza solo para pagar sueldos, expresó por eso es necesario empezar a achicar”. Además criticó a los gremios porque “se toman atribuciones y hay un delegado por área, son muchas áreas y no labura nadie y no hay equilibrio, no me va a temblar el pulso, sea cual sea el gremio, no quiero que el ajuste pase por la gente”.

    “Sierra Grande tiene la característica de que los trabajadores con salarios más altos no van a trabajar. Iribarren se habrá referido a ellos. Seguramente algún tipo de vínculo se habrá establecido durante la campaña electoral”, dijo desafiante Silvina Elgueta, miembro del Consejo Directivo Provincial de ATE.

    Asimismo, la dirigente aseveró que es parte de un acto de persecución afirmar que muchos delegados no trabajan y una clara amenaza a la libertad sindical. Frente a esto que no va a temblarle el pulso a la entidad para lanzar medidas de acción directa.

    “Ocurre que los delegados de ATE comienzan a moverse en su lugar de trabajo, a afiliar más compañeros, a desplegar legalmente su tarea gremial”, afirmó Elgueta. “Quien está fuera de la ley es Iribarren, que no reconoce nuestra franquicia sindical. Es todo al revés: será a ATE a quien no lo tiemble el pulso a la hora de enfrentar a funcionarios como este señor”.

     

    Prensa ATE Río Negro


    Relacionados