• Nacionales

    8 de septiembre de 2017

    ATE Malbrán se manifestó contra el recorte presupuestario

    El recorte del 30% en el presupuesto 2018 pone en riesgo la posibilidad de sostener sus funciones sanitarias esenciales para toda la población.

    El recorte del 30% en el presupuesto 2018 del Instituto Malbrán pone en riesgo la posibilidad de sostener las funciones del organismo científico y técnico, cuya labor tiene impacto en la vida y la muerte de la población, especialmente la más vulnerable. Ante esto, que también impacta en las condiciones laborales y salariales, ATE se manifestó frente a la sede central del Malbrán.

    Flavio Vergara, de la conducción nacional de ATE, explicó que la situación presupuestaria es “grave”. El recorte en el Instituto, que se ocupa del diagnóstico de enfermedades como Dengue, Zika, Hepatitis, Chagas, Gripe, etc., va a afectar la posibilidad de prevenir los brotes estacionales que afectan principalmente a niños, niñas y ancianos.

    “Tenemos problemas que se tornan dramáticos con el Zika en poblaciones del norte de nuestro país. No tenemos acceso a un diagnóstico certero en esta población que además es altamente vulnerable”, graficó Vergara.

    “Definimos esta situación como de inequidad profunda. Son enfermedades tipificadas como de pobreza pero en realidad se producen por la desigualdad en la distribución de la riqueza. Sin desigualdad estas enfermedades no se producirían porque la mayor mortalidad son consecuencia de condiciones de vida precarias”, afirmó Vergara.

    También se vería afectada la Red Nacional de Resistencia a Antibiótico, el tratamiento de diferentes Enfermedades Genéticas y Nutricionales, así como la producción de diferentes vacunas  y de Sueros Antiofídicos, Anti escorpiónicos y Anti arácnidos.

    Los insumos con los que trabajan en el Instituto son importados y la suba en el precio de la divisa agrava la posibilidad de contar con todo lo necesario para que el personal desarrolle sus tareas.

    Esto se ve agravado por las condiciones laborales y salariales que hace que muchos profesionales y técnicos opten por irse al sector privado. De los mil trabajadores y trabajadoras, 500 son contratados y otros 100 fueron incorporados por convenios. Los sueldos de los técnicos especializados no llegan a 12.500 pesos y los profesionales ingresan con salarios de no más de 18 mil pesos.

    “Los bajos salarios y la falta de estabilidad laboral también impacta en la cadena de producción de conocimiento y el desarrollo de las tareas científicas, vulnerando la práctica sanitaria en el país”, concluyó Vergara.

    Prensa ATE


    Relacionados