• ATE

    25 de agosto de 2020

    Rosario: En unidad por nuestros derechos

    Secretaria General ATE Rosario

    Opinión: Por Lorena Almirón

    Rosario: En unidad por nuestros derechos

    Por Lorena Almirón, Secretaria General de ATE Rosario

    Desde que se declaró el Aislamiento Social, ATE Rosario junto a la CTA-A, en unidad con un amplio arco sindical de la ciudad, continuó defendiendo los derechos de lxs trabajadores.

    Iniciamos el año peleando por el pago en tiempo y forma y exigiendo la reapertura de las paritarias y el pase a planta. La lucha por el derecho al salario y las condiciones dignas de trabajo, no tiene cuarentena. La pandemia introdujo otros reclamos urgentes, como la entrega de Elementos de Protección Personal; la necesidad de que el bono nacional de $5000 llegara a Atención Primaria y Salud Mental. Ya el 7 de mayo, con SIPRUS y FESPROSA, hicimos un paro provincial y logramos que el Gobierno de Omar Perotti responda a nuestra demanda.

    Aunque se proyecta más del 40% de inflación para este año, lxs estatales de Santa Fe no recibimos una propuesta salarial. Exigimos no sólo recuperar lo perdido, sino discutir el aumento que merecemos. Santa Fe tiene hoy tres ministros que fueron los ajustadores del 2001. Como entonces, sabemos que la pelea tiene que ser en unidad.

    Ante los reclamos, Perotti largó un bono de $3000 por decreto, no remunerativo ni bonificable. Esa acción impulsó jornadas de lucha durante agosto, como la caravana del 13 y el paro de 48hs del 19 y 20, a partir del que se consiguió un nuevo llamado a paritarias.

    El pase a planta permanente sigue siendo una deuda inaceptable. Hay 4500 precarizadxs y los más afectadxs son el sector Salud y Desarrollo Social, es decir, los más esenciales en la pelea contra la pandemia. La lucha rindió algunos frutos en este marco hostil: pasaron a planta de 16 trabajadores municipales y se reincorporaron dos trabajadores de Fabricaciones Militares, despedidos por el macrismo.

    En Rosario decimos que vivimos dos pandemias: la del macrismo y los efectos de sus políticas, y la del COVID-19. Para afrontar esta situación es urgente un impuesto a las grandes fortunas. En nuestra región, las grandes empresas portuarias y cerealeras se enriquecieron mientras nosotrxs perdíamos salario y condiciones de trabajo. Son los que tienen que pagar para que tengamos los derechos por los que luchamos.




    Relacionados