• ATE

    15 de mayo de 2020

    Opinión

    Por Gustavo Quinteros

    “Pensar la coyuntura, debatir la estrategia”

    Por Gustavo Quinteros, Secretario de Formación

    “Pensar la coyuntura, debatir la estrategia” fue el título del documento con que presentamos nuestra propuesta de trabajo como Secretaría de Formación a fines de 2019. La coyuntura cambió radicalmente en apenas unos meses.

    Nadie imaginó el escenario que se aproximaba: una crisis mundial vendría a profundizar la compleja situación socioeconómica que atravesaba nuestro país luego de cuatro años del gobierno de Macri.

    La discusión sobre el salario, el empleo, la pobreza, la precarización, el debate sobre el pago de la deuda y el hambre de millones de argentinxs, cobran hoy una sustancialidad inapelable a la hora de pensar cómo y quienes serán lxs que sufran en mayor o menor medida los costos de esta tragedia de alcance mundial.

    Las crisis son oportunidades, pero también consolidan tendencias. Las clases dominantes ensayan estrategias dentro del “sálvese quien pueda”, tal como lo hicieron siempre. La clase trabajadora y sus organizaciones populares han dicho “nadie se salva solo”, tal como lo hicimos siempre.

    La salida de esta doble crisis, nos interpela a las organizaciones y nos impone nuevos desafíos.

    German Abdala decía que hay que vivir como se piensa y actuar como se habla. Desde el equipo de esta Secretaria sostuvimos siempre que la formación debe posibilitar procesos de construcción colectiva, que nos permitan caracterizar, debatir fraternalmente y consolidar propuestas que nos incluyan a todxs. Pensar y planificar estrategias político sindicales en las cuales estén representadas todas nuestras voces.

    Lxs trabajadores estatales de todo el país estamos viviendo nuevas realidades, y desde de allí emergen nuevas preguntas que merecen de nosotrxs, poner en debate estrategias para los nuevos desafíos.

    Más que nunca, hay que reinventar ATE.

    Entendemos que la formación político sindical, solo adquiere sentido sustantivo si entra en diálogo con lo que le pasa a nuestrxs compañerxs en todo el país. Pensar lo formativo, no desde los claustros solamente, sino desde lo que sucede en nuestros sectores de trabajo, en las casas, en los barrios, que son el centro de la construcción de una vida digna para nuestra clase. Por eso, desde nuestra perspectiva, la formación es entendida como herramienta de concientización y transformación social.  

    Trabajadores y trabajadoras que hoy cumplen tareas esenciales que garantizan derechos, como siempre lo hicieron, pero ahora más urgente y vitales que nunca, se encuentran en nuestros municipios, en nuestras provincias con nuevos interrogantes, que como organización tenemos el deber de escuchar, y junto a ellxs, comenzar a balbucear el futuro.

    Paulo Freire decía que es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta, ya que sólo conocemos una pedagogía de la respuesta, donde lxs profesores se la pasan contestando preguntas que lxs alumnxs no han hecho. Algo bastante parecido al acuerdo entre el Gobierno, la CGT y la UIA, que habilita la rebaja el salario en un 25% de lxs trabajadores suspendidxs; en términos de Freire, una política de la respuesta, contestando preguntas que lxs trabajadores no han hecho.

    Quienes vivimos de nuestro salario y nos organizamos en torno a nuestra identidad de clase trabajadora, tenemos otrxs interrogantes que surgen ante lo inesperado. Cómo se reconstruye organización y poder popular para salir de la crisis de manera colectiva. Con quiénes y cómo serán las formas organizativas en los sectores de trabajo (formales y no formales), o más aun, en un territorio sin territorialidad (al menos lo será por un tiempo).

    Hoy es necesario pensar qué interrogantes abre “pensar la coyuntura” pisando aún arenas movedizas. Cómo hacemos para debatir lo más amplia, democrática y colectivamente la estrategia. Cómo haremos reconstrucción de todos nuestros vínculos sociales, laborales, políticos, pero sobre todo, los profundamente humanos.

    La pregunta que se construye pedagógica, pero también política, abre puertas al futuro.

    Nuestra ATE y la CTA Autónoma, han salido a responder la emergencia y la organización de lxs trabajadores estatales han demostrado la vigencia de que nuestros trabajos son la garantía de los derechos del pueblo. Hay nuevos desafíos que debemos pensar desde ahora, ya que son la clave de la organización del futuro. La respuesta, será colectiva o no será. Como entendemos que “es profundamente democrático comenzar a aprender a preguntar” hacemos nuestro el canto de Silvio Rodríguez que nos dice  “Yo vivo de preguntar: saber no puede ser lujo”.


    Relacionados