• ATE

    13 de mayo de 2020

    Con lxs compañerxs

    Opinión: Por Mercedes Cabezas

    Compartimos esta columna de opinión de la Secretaria de Organización de ATE Nacional, publicada en la edición de mayo de El Trabajador del Estado que, por primera vez desde 1925, salió en formato digital, como consecuencia de la pandemia del COVID-19. Podés descargarlo completo haciendo click acá

    Con lxs compañerxs

    Si bien es cierto que en este contexto las formas tradicionales de organización y lucha sindical no son posibles, es muy importante atravesar esta situación fortaleciendo los vínculos de contención con lxs compañerxs.

    Por ello, constituimos una red virtual de contactos, realizamos reuniones del Consejo Nacional vía teleconferencia, con el Secretariado y el Secretariado ampliado, y con el Secretariado de las distintas provincias. También generamos coordinaciones de sectores nacionales, y conformamos un Equipo de Salud Nacional –integrado por IDEP Salud, ISSTATE y paritarios nacionales-, para relevar las condiciones de trabajo y brindar asesoramiento.

    Enfrentar esta Pandemia sin el Estado es imposible. Lxs estatales estamos haciendo frente a la pandemia en muchísimos sectores y ATE se puso al frente de todas sus demandas. Y me gustaría hacer una mención especial: Gran parte de esos sectores son sostenidos por mujeres. Las compañeras no sólo tienen los trabajos más precarios y los salarios más bajos, sino que además llegan a sus casas para hacerse cargo del trabajo del cuidado que, como bien decimos las feministas, es un trabajo no pago por no ser reconocido como tal.

    A esto se añade la violencia de género, que es una pandemia dentro de la pandemia y que se agudizada por el aislamiento. En respuesta, ATE puso a disposición del Ministerio de Salud Nacional y del Ministerio de las Mujeres los hoteles de Buenos Aires, Mar del Plata y Córdoba, para que sean utilizados para situaciones de aislamiento sanitario o situaciones de violencia.

    La doble jornada laboral, sumada a la carga emocional de estar frente a una amenaza desconocida, es devastadora para las compañeras, por eso impulsamos una red de contención para ellas.

    Estamos convencidas de que todas las crisis sociales y económicas abren posibilidades de cambio, y creemos que este escenario es una oportunidad para reabrir el debate sobre la mujer como trabajadora en lo que respecta al sistema de cuidado. Debemos construir una perspectiva más amplia y equitativa entre integrantes de una sociedad que debe ser, en definitiva, más solidaria y justa.


    Relacionados