• ATE

    23 de diciembre de 2019

    Opinión

    Por Daniel Parcero

    Reencuentro militante a 50 años del Cordobazo

    La iniciativa del flamante secretario General de ATE Córdoba, Federico Giuliani, de presentar el pasado 18 de diciembre el libro "Héctor la perra Castro, el Cordobazo y después", producto del trabajo de recuperación de la memoria del gremio, resultó ser una experiencia inolvidable por el reencuentro de importantes dirigentes y familiares de destacados protagonistas de la gesta popular conocida como el “Cordobazo”.

    La presentación del libro y el homenaje a quién fuera secretario General de ATE en  1969 y diputado provincial, reunió en la sede del CDP a integrantes de la seccional cordobesa de aquellos años como Guillermo Galíndez, secretario de Prensa; Mirta Castro, hermana de Héctor y su  secretaria, y a Augusto Ferrari, integrante de la conducción, junto a los hijos de “la perra”, Liliana y Luís Castro.

     También se hicieron presentes Atilio Eduardo, Juan Carlos y Patria López, hijos del secretario general de la UTA y de la CGT "Legalista",  Atilio López, trascendente protagonista de aquellas jornadas de revuelta popular.

    Rafael Torres, hijo del dirigente sindical Elpidio Torres, secretario General del Sindicato SMATA, y Manuel Reyes, quién fuera secretario General del Sindicato de Farmacia, ex legislador Provincial, histórico integrante de la Resistencia Peronista y actual presidente de la Corriente Atilio López, también fueron de la partida.

    Al igual que Manuel Nieva, ex dirigente de la Federación de Obreros y Empleados de Correo y Telecomunicaciones (FOECYT); Jorge “Colo” Kaplan, ex dirigente de la Agrupación Universitaria Integralismo, preso político y ex miembro del Archivo Provincial de la Memoria; Eduardo González, quién fuera dirigente del Partido Socialista de la Izquierda Nacional (que llegó a tener reuniones previas al 29 de mayo en la sede de la ATE con "la perra Castro");  Vitín Baronetto,  ex Director de DD.HH. de la Municipalidad de Córdoba y preso político de la dictadura;  Ilda Bustos, secretaria General del Sindicato de Gráficos  y adjunta de la CGT Córdoba; Osvaldo Weis, hijo del piloto del General Perón y probador oficial de de los aviones argentinos Pulqui I y Pulqui II y Julio Carrizo, militante de la Resistencia Peronista (donde perdió una mano en combate) y ex preso CONINTES, quien recibió de manos de Giuliani, un reconocimiento a su trayectoria y compromiso.

    Todos ellos comprometidos protagonistas del Cordobazo y compañeros de lucha tanto de nuestro querido Héctor Castro como del gran dirigente sindical de Luz y Fuerza, Agustín Tosco.

    La gran concurrencia que llenó las instalaciones de la sede de ATE también contó con la participación de compañeros  Judiciales de Córdoba, de la Corriente Rodolfo Walsh   y del director teatral Sebastián Berenguer -quien se encuentra abocado a realización de un unipersonal sobre la vida de “la Perra”- junto a compañeros y compañeras estatales.

    El homenaje a Castro, con presentación del libro incluido, fue la excusa para volver a juntar, cincuenta años después, a hombres y mujeres –o los familiares de ellos- que se volcaron a las calles de Córdoba para resistir las políticas económicas del General Onganía y abrir el camino para la recuperación de la democracia y el retorno del General Perón.

     Ver reunidas parte de aquellas raíces que pudieron sobrevivir ( y sus semillas) en un reencuentro con la nueva generación de militantes estatales - que hoy conducen ATE Córdoba-  y en el marco de un homenaje más que merecido a “la Perra”, hicieron de esa actividad conmovedora una síntesis multiplicadora de que no nos han vencido y que la lucha sigue adelante.

     


    Relacionados